Consejos de una bruja para ‘jugar’ a la Ouija

Soy bruja.

Sin una pizca de vergüenza lo sostengo, pero a veces tengo cuidado para mencionar la palabra “bruja” y voy por “pagana”. Una no es sin la otra y la otra sí puede ser sin la una, porque todo tiene un precio.

Disertar sobre el hecho de que alguien se pueda dar el taco de llamarse “bruja” sería una discusión sin bases firmes, sin embargo la historia, el Universo, el karma y el destino nos develaron una definición más o menos común:

Una bruja es una mujer que tiene control sobre su mente pero se guía por el corazón, porque sabe que el balance de ambas resulta en sabiduría.

Una bruja respeta a la Madre Naturaleza y no sólo confía en sus ciclos de nacimiento y de muerte, inicio-final, sino que también tiene fe en que ellos trabajarán a su favor.

Una bruja sabe que existe el poder, sabe cómo acceder a él y sin embargo no abusa de su conocimiento. Una bruja es responsable de su voluntad y respeta la de los demás.

Una bruja invoca, convoca y nunca jamás duda de la magia que ya existía antes, existe hoy y existirá siempre.

Todo esto no tiene nada que ver con Satanás, ni con ofrendas a Belzebú, ni con sacrificios sangrientos, ni con vender almas, pero sí tengo que especificar que hay mujeres que se hacen llamar “brujas” y sólo son pedazos de ser humano esclavizado, enviciadas o borrachas de poder, abusonas y malas. Ellas no son brujas, son la versión pirata de Tepito, charoleras que sacan una placa que no les pertenece para ganar dinero, amor u otras cosas pasajeras que no valen ni un pito… y vaya que el precio que hay que pagar por ser charolera es muy alto.

Quería dejar estos conceptos más o menos claros porque quiero hablar de un tema polémico: La ouija.

En este post sólo puedo hablar por mí y por mi práctica, estoy segura de que hay muchas brujas, católicos y ateos leyendo esto y siéntanse libres de discrepar, así que voy a apegarme a lo que yo sé, partiendo de que este es mi blog, mi espacio y mi manera de explicar las cosas.

Mi calidad de bruja me lleva a creer en muchas cosas que otros prefieren ignorar: vibras, fantasmas, entes, posesiones, magia, viento, electricidad, los astros, la tierra, el pensamiento, la voluntad, el destino, los elementos, Dioses, ofrendas, velas, altares, hechizos, brujería, plantas, minerales, mantras, y una cosa que está de moda porque ya es Octubre y el Día de las Brujas… la ouija.

Ouija board

La ouija es una tabla de ‘adivinación’ o conductor de energía.

La energía es lo que a nosotras las brujas nos gusta llamar ‘magia’; la magia es esa fuerza invisible que trabaja sobre las cosas y las personas: Enamorarse es magia porque trabajan fuerzas ajenas a nosotros para unirnos; orar es magia porque ponemos nuestra fuerza mental en un objetivo que creemos imposible; soñar con alguien es invocar a alguien en sueños a través de magia, de energía.

Las coincidencias no existen, todo está regido por magia (según mi creencia religiosa, la brujería, el paganismo), todo se mueve por energía: mala o buena.

Así como ponemos nuestra ‘energía buena’ en soñar, en orar y en enamorarnos, también podríamos manejar nuestra energía de manera ‘mala’, obvio, para hacer el mal.

A veces decimos “Esa persona me da mala espina”, “Siento una mala corazonada”, “Siento mala vibra en este lugar”, todo es energía. Hay personas que son más sensibles a sentirla y otras que siempre están muy distraídas como para sentirla, pero la energía está ahí: La energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma.

La ouija es un conductor de energía.

La bronca cuando jugamos a la ouija (bueno, yo tengo que admitir que nunca la he jugado, le tengo demasiado respeto o miedo, whatever) es que accedemos a energía y no sabemos si esa energía con la que vamos a tener contacto es buena o mala.

La ouija ‘capta’ espíritus (o energía) de dos tipos: humana e inhumana.

Using Ouija Board

Por espíritus humanos podemos decir que son personas que vivieron y ya murieron, muchas de ellas en paz, muchas de ellas en situaciones no pacíficas (como asesinatos, por ejemplo) y son espíritus que traen mucha ira, rencor y ‘mala onda’… incluso muchos de estos espíritus humanos no tienen idea siquiera de que están muertos.

Por espíritus inhumanos podemos decir que son ‘cosas’ que nunca han caminado la tierra en forma de humano, llámese demonios.

Ahora, aquí entramos a un parteaguas de la discusión, porque si usted cree en Jesucristo, en Dios y en el Espíritu Santo, (vamos a ponerle nombre a las cosas sin tapujos ni tabúes) su religión le dice que también existe ‘El Diablo’, así que asumo por inferencia que si usted cree en Dios, también cree en Satanás y en sus demonios, así que no se me persigne tanto y no se me vuelva agnóstico, ni incrédulo, ni smart ass: en su religión existen ambos.

Lo digo porque conozco muchas personas que son católicas o cristianas que creen profundamente en Dios, pero prefieren meter a Satanás debajo de la alfombra, lo ignoran, no hablan de él y se burlan de conceptos como “exorcismos” y “posesiones”, afirman que todo lo que es de Satanás es charlatanería. Sorry, amigos, así como existe Dios, existe Satanás, e ignorarlo no va hacer que desaparezca y burlarse de él, menos.

Yo, según mi creencia, creo en el mal. Creo en el mal tan fervientemente como creo en el bien y no desacredito nada. Quizá como pagana yo le ponga otro nombre a ‘Satanás’, pero el mal es el mal y estoy convencida de que existe.

Jugar a la ouija nos pone en contacto con estos espíritus y la tabla es una ruleta, no un teléfono.

A seance

No podemos decir “Déjame le marco al espíritu de mi agüelito, a ver qué me cuenta”; invocar a través de la ouija nos va a traer un espíritu ‘random’ que esté cerca, alguien que quiera venir, alguien que necesite comunicar algo, quizá bueno, quizá malo. Nos puede tocar un espíritu inhumano y ¿qué tanto sabe usted de espíritus inhumanos, seriously?, ¿qué va a hacer si su espíritu habla en otra lengua, en otro idioma?, ¿cómo se va a deshacer de él cuando usted decida que ya no quiere jugar?, ¿usted cree que es muy fácil decirle “Sobres, bye”?

No estoy diciendo “No juegues a la ouija”, este post es para decir “La ouija no se juega. La ouija se usa”, y aún así creo que las personas que saben cómo usarla no la usarían a menos que fuera absolutamente necesario.

No puedo hacer un instructivo de cómo jugar a la ouija, porque nunca lo he hecho, pero reuní algunas recomendaciones de expertos para protegerse en caso de que quiera usar una. Créame que no le hará daño tomar algunas medidas de precaución.

– Siempre respete a los espíritus, agradezca, pida ‘por favor’ y sea humilde. Trátelos como un invitado, incluso si se portan mal o intenten asustarlo.

– No use la ouija bajo los efectos del alcohol o alguna droga, mucho menos la use si se siente enfermo, débil o deprimido. Los espíritus inhumanos se aprovechan de las vulnerabilidades.

– No use la ouija en su casa. Muchas veces los espíritus que vienen se sienten demasiado cómodos en tal o cual lugar y deciden quedarse.

– Tampoco use la ouija en un cementerio o un lugar donde haya sucedido algo feíto o terrible. Ahí agüevo que hay energía mala y la ouija ‘captará’ manifestaciones no tan placenteras.

– Usar la ouija sin compañía, o sea ‘jugar’ solo, sólo es un paso a la posesión. Evítelo. SIEMPRE.

– No asuma que todos los espíritus son buenos, muchos espíritus humanos pueden mentir o ‘jugar tosco’.

– Si alguien que va a ‘jugarla’ tiene miedo, es mejor que no lo haga, los espíritus se aprovechan de estas personas para ‘bromear’ con ellas.

– Dicen que poner un pedacito de plata encima de la tabla, dígase un anillo o una moneda, es protectora contra espíritus inhumanos.

A seance

Todo esto viene a que hace pocos días, un grupo de amigos decidió ‘jugar’ a la ouija; me preguntaron si jugaría o si al menos estaría presente y yo la neta prefiero quedarme fuera de este rollo. Les comenté algunos de estos puntos y pues ahora sí que ‘cada quien’.

Yo siempre he dicho que me considero una persona que cree y que quiere ver para creer más. Esto me ha llevado a investigar, leer y presenciar muchas cosas que no tienen explicación, a soñar muchos episodios, a ‘comunicarme’, a tenerle respeto. Nací así, tengo curiosidad de otras cosas que no son terrenales y estoy convencida de que leer y estar preparada en estos tópicos desarrolla mis sentidos.

Mi casa, por ejemplo, está cargada de cosas que no se imaginan;  la construcción es vieja y han pasado muchas personas por estas paredes, todos (toda mi familia) hemos tenido experiencias raras aquí. Yo ni de pedo me atrevería a traer una ouija a esta casa.

Hace unos meses, mi hermana empezó un curso de fotografía, le prestaron una cámara digital y anduvo por la casa haciendo pruebas con el obturador, la luz y la velocidad. Hago hincapié en que es una cámara digital, no tiene espacio siquiera para meter un filme o rollo fotográfico, así que no pueden traslaparse imágenes de una toma anterior o posterior.

Estaba haciendo unas pruebas en la recámara de mis papás y una de las fotografías arrojó esta imagen:

la foto 2 (4)

Es increíble para mí cómo esos pedazos de luz en el lente se asemejan al rostro de una persona, un hombre, en la zona del umbral de la puerta.

No podemos explicar cómo las siluetas juegan tanto con nuestros ojos y nos hacen ver una persona en donde no había nadie.

Obvio esta anécdota está abierta a discusión: puede ser el reflejo mismo de mi hermana en el vidrio del lente, un rebote de imagen de otra persona (¿Qué otra persona? No sé, porque no había nadie más en la habitación), pueden ser muchas cosas… que yo no puedo explicar, ni mi hermana, ni mi familia.

Nosotros, en casa, nomás dijimos “Qué miedo” y esto lo apilamos con las demás cosas raras que pasan aquí, que son muchas, por cierto.

Mientras que son peras o son manzanas, es mejor no arriesgarse, porque uno nunca sabe. Que cada quien se agarre de lo que cree y que no se quiebre su fe, es todo lo que podría decir para quedarme como Suiza en este tema tan debatible.

Happy October everybody!

Abran su mente, honren a sus espíritus y no tengan miedo.

Embroidery ist Krieg

Dicen que bordar es de “señoras que no saben cómo matar el tiempo porque los hijos se han ido”, que tejer es de abuelas, que me estoy convirtiendo en una treintona quedada con hobbies del siglo pasado… lo cierto es que todo esto es falso.

Señores, tejer, bordar y realizar cualquier otro handcraft no tiene edad, ni género, ni significa que soy una morra sin quehacer. Ya crezcan tantito.

Hilazas

Estamos en un siglo donde los homosexuales ya pueden contraer matrimonio y estos son reconocidos legalmente, las mujeres votamos desde hace más de 50 años, México se independizó, hay democracias, libertades, cambios de mentalidad y ustedes todavía con el chíngale y dale que “tejer es de abuelas”. Losen up, tight bitches.

Pero bueno, si “tejer es de ñoras”, ¿bordar es de qué?

¡De badasses, culeros!

Hace unas semanas me dispuse a llevar el embroidery a un nivel más CVLT. Mi hermano Frank me ayudó a dibujar una imagen clásica del Black Metal: Una foto emblemática de Gorgoroth.

Gorgoroth

Agüevo tenía que existir una ilustración que me hiciera más fácil el dibujo sobre la manta en la que iba a bordar y de ahí agarramos monte.

Gorgoroth Embroidery I

Como era mi primer proyecto de bordado, quise que fuera algo fácil y que no involucrara muchos colores, por aquello de tener que cambiar de hilaza y tal y tal.

Gorgoroth Embroidery II

Gorgoroth Embroidery III

Hacer algo con puro color negro fue perfecto y me ayudó a calarme para ver si tenía mano para este handcraft, para el cual déjenme decirles que hasta tengo talento, porque aunque es bien fácil, pos tiene su chiste, verdá, básicamente.

Gorgoroth Embroidery IV

Repito, se trata de mi primer proyecto ever y como no conocía la lógica del bordado, la cagué varias veces; por ejemplo en el cabello de Gaahl, del lado derecho, como que las líneas no están bien hechas y no parece cabello. También a la hora de bordar la cruz no supe muy bien cómo hacerlo y terminó siendo una silueta rara que no se ve nada profesional.

Infernus parece una caricatura y el único que me gustó fue Kvitrafn, el rubio, el del lado izquierdo del bordado, trae toda la actitud. Incluso pensé en recortarlo y quedarme nomás con él para pegarlo a un chaleco que quiero armar (ese es otro proyecto que luego revelaré).

La palabra “Black” me quedó chida, pero con “Metal” batallé demasiado, ¿se nota? jajajja

Gorgoroth Embroidery V

Quisiera mencionar a modo de confesión que durante toda su confección sufrí de hostigamiento universal y maltrato emocional, y aunque estaba muy emocionada de verlo terminado, cuando por fin lo acabé ya no lo quería ni ver.

Gorgoroth Embroidery VI

Cada vez que lo veo lo quiero meter en el fondo de mi bolsa de estambre para no recordar tanto malviaje que me sucedió cuando lo bordaba. Pero bueno, eso es otro baile, el punto es que creo que lo regalaré; creo que funcionará como un regalito funky,  sé que le pueden dar un nuevo valor y con suerte terminará colgado en algún rinconcito blackmetalero.

Apresurada por mantener mi mente ocupada, me embarqué en un siguiente proyectillo, ahora usando muchos colores, pues para experimentar con diferentes hilazas.

Mi amiga Susana sugirió crochetear el bastidor y pa’ pronto es tarde.

Crocheted loop

Quería ver si ahora sí podía ser una bordadora más estética, más limpia y menos desmadrosa, porque en el proyecto de Gorgoroth abusé mucho del lápiz a la hora de bosquejar y las hilazas fueron (algunas) arrancadas con los dientes o mandadas a la chingada a la mitad de la línea.

Me gusta que el bordado demuestre que fue hecho a mano, porque ahora con tanta máquina, pos cualquiera puede tener un bordado hecho en una fábrica. Entonces, el bordado debe verse hecho en casa, un poco chuequito, con encanto, vaya.

Witchy embroidery: sigil

Acá elegí un diseño propio con significado personal que representara menos reto que el anterior: un sigil.

Un sigil es un sello creado por el brujo para, por medio de un dibujo, resumir una entidad (demonio, ángel o espíritu).  Determina el deseo de un brujo en forma pictórica, la bruja “carga” de significado el sello y es un recordatorio del deseo pedido al espíritu (en este caso).  Ponle que es como crear tu propio amuleto, una cosa muy bonita,  íntima y ñoña.

El original se hizo una tarde en un mantel de papel que va debajo de la taza de café de una cafetería local. El bordado lo hice para extenderle la existencia a la intención original del sigil.

Sigil magic

Aquí quise usar hilazas de diferente material y calidad, y practicar más el relleno.

Sigil embroidery

Me faltan muchas puntadas por aprender (¿se dice puntadas? Damn!) y ando en busca de un libro o una especie de guía más formal que me enseñe a ser versátil. Debo aclarar que esto de incursionar en el bordado fue de “A+B tiene que ser = C”. O sea, un día me senté y dije: “Fuck it, lets do this!”.

Sigil embroidery

Usé hilaza más gruesa y me encantó como se ve, chécate el infinito. La luna la bordé con hilaza delgaditititita y también me gustó mucho cómo me quedó. El crocheteado es perfecto para el sigil y la combinación de colores hace que el sigil se vea menos aterrador, así que está muy bien para estar colgado donde quiero que esté. Va a ser un regalo también.

Por lo pronto ya tengo en mente mi siguiente proyecto y ya llené una carpeta con imágenes e ideas que saqué de Pinterest: Gracias, internet, me caso contigo.

Asì que, me vale un pito si soy una ñora blackmetalera abandonada por sus hijos, o una bruja solterona sin quehacer, todos ustedes retrógrados se pueden meter sus comentarios por el ojo de la aguja más pequeña que encuentren en la mercería de la esquina.

Embroidery for life, bros!

The Witchcraft over heels series

Posted On 4 agosto 2009

Filed under fotografía
Etiquetas: , ,

Comments Dropped leave a response

A rune dance

A rune dance

A not that new photoshoot is up in flickr (amphigoreylix).

Trataré de no abandonar a mi cámara por tanto tiempo; tengo ideas.