Mártir de la gastroesofagia ( o “El espíritu chocarrero de Cindy La Regia “)

Amigos, sufro.

Una dolencia mundana y pendeja, pero estoy en sufrimiento: No tengo dinero.

Soy pobre por siempre y estoy apegándome al peor de los regimenes de abstención comprística, o sea que ando codeando, machín, mal pedo y como sólo una regia sabe hacer.

Mi enfermedad, (chéquense cómo voy a aplicar the ultimate argumento para dar lástima: el que conjuga la economía y la salud) me ha hecho perder millones y millones de pesos.

El doctor dijo que tengo reflujo gastroesofágico (ya sé, da asquito) pero qué le hago, tengo que darles un poquito de lástima. Este mal es una combinación de gastritis con el hecho de que una tapita del esófago no está funcionándome bien y los síntomas son parecidos a la gastritis pero con otras acentuaciones que no discutiré en este parlamento.

El caso es que comprar las medicinas me dejó en bankrupcy, ban-ca-rro-ta, en la calle, en calzones, sin un peso. Una caja de 10 pastillas me cuesta 720 pesos, nomás pa que se den una puta idea. Sigh.

Anyway, a lo que voy es que sufro y sufro por lo siguiente.

Encontré un nuevo lugar para hacer yoga, en el que combinan yoga con telas, hatha, vinyasa y… danza aérea.

Aquí viene el sufrimiento: No tengo dinero para costearlas.

Mi plan de agosto era cambiar de yoga, retomar pole dancing y seguirle flamenqueando, pero ahora, sin dinero, no me queda más que ser gorda.

Gorda y pobre.

Esto se escuchó muy Cindy La Regia jajajaja me encanto.

Nah, el caso es que este nuevo programa de yoga es bellísimo y la danza aérea es un sueño!!! Uno se toma de las telas (Poncho) y anda por el aire haciendo acrobacias, haciendo atados en pies y manos como en el Cirque du Soleil… es mi nueva obsesión.

Hace unos meses descubrí el lugar y la verdad es que es muy cómodo y el instructor es muy agradable y te chinga para que quedes bien fit. El lugar es céntrico y he aprendido mucho en estos últimos tres días que tomé clases de prueba.

Este es mi tercer lugar donde hago yoga, no sé por qué, creo que me aburro muy rápido de los instructores o en cuanto se vuelven predecibles las asanas, busco otra cosa… pero en el fondo lo amo.

Yoga me ha cambiado la vida (ya sé que eso también siempre lo digo) pero es verdad, y no quiero dejar de practicarlo. El gimnasio es tosco, me siento tonta haciendo los mismos ejercicios sin sentir que realmente mi cuerpo cambia a cada día… el yoga es instantáneo, al momento comienzo a sentir ese golpe de aire en el cerebro, ese rush en los músculos, esa sensación de llevar mi cuerpo a otro nivel… no sé… I’m in love.

Hace unos meses me ofrecieron comenzar el curso para ser instructor de yoga, pero lo decliné… siento que todavía me faltan cosas qué aprender, quizá por eso sigo cambiando de instructores.

Me arrepiento mucho de no haber hecho yoga en India con un verdadero yogui o gurú, de hecho en algunos templos nos ofrecieron regresar de noche, porque en los techos se reunían a practicarlo durante toda la madrugada. Si no hubieramos tenido tanto miedo de andar de noche en India, hubiera con mucho gusto pasado una noche entera mejorando posturas.

Anyway… Okey, júzguenme de exagerada y superficial con eso de que sufro por el yoga, pero es neta que ahora mismo ando haciendo malabares financieros para costearme las chiflazones.

You know what they say, chiflada once, chiflada forever.

(what did she said?)

jajajaja

Vislumbres de la India

Cuando regresé de India traje unas fotos que no quise publicar porque entre mis planes disparatados estaba hacer ampliaciones de ellas y regalarlas (as a fancy gift), venderlas o hacer una selección y montar una colección chiquita en alguna galería.

Siempre he sabido que mi cotorreo en la fotografía es el retrato y a veces batallo mucho para que la gente se suelte frente a una cámara y sea quien realmente es, pero en India era facilísimo.

La gente simplemente se detenía frente a ti y te ponía cara de “Okey, ¿quieres fotos? órale, tómala rápido”.

En otras ocasiones simplemente había que estar al pendiente, con los ojos bien abiertos y el dedo temblando sobre el disparador para captar imágenes inimaginables, momentos mágicos (y no, no es anuncio de Kodak), instantes de rayos de luz en los ojos o a través de los saris de las mujeres, labios bajo barbas sucias, atuendos, paredes, niños… India me marcó de una manera increíble. No puedo enlistar todos los ámbitos en los que me cambió conocer Nueva Delhi y nunca quiero verme como esos viajeros mamones que se la pasan “En India, nos pasó este pedo. En India, nos pasó estoque’lotro”, pero es que todo lo tengo guardadito.

Tanta belleza y tanto mundo se amontona en el corazón y luego no sé cómo vomitarlo de ahí.

Escribir o una foto no son nunca suficientes, porque hay olores, hay sabores, hay sensaciones, retratos mentales que involucran todos los sentidos, y yo, la neta no puedo con tanto. Con decir que nunca escribí una sola palabra sobre India, nunca a manera de literatura o poesía… todo como crónica, como una noticia. El romanticismo me lo guardé y me lo bebo sola.

Ahora ha pasado tiempo y cada vez tengo más ganas de regresar, pero no sé si sea prudente. Me debato entre quedarme con mis antiguas memorias o irme a buscar más que quizá no sean tan buenas como las primeras… no lo sé.

El caso es que di con estas fotografías y dije “what the hell” y las subí.

Coincide que hoy Raúl me pasó está página con música en hindi y tamil, y la amé.

http://www.google.co.in/music

En todo caso no sé si los retratos sigan vigentes, es más, ni siquiera sé si son realmente buenos, yo les tengo gran aprecio y quizá sea por eso que me parecen buenas fotografías, los quiero con el corazón, no con el ojo de fotógrafo.

Juzguen, yo se las comparto con humildad.

Ah, y píquenle en cada una, hay detalles chidos, chiquitos y grandiosos (:

 

Brahma, the sleeping beauty

Posted On 8 junio 2011

Filed under India, Literatura

Comments Dropped leave a response

“La duración del universo, desde sus comienzos hasta su disolución, es un día de Brahma; una infinidad de nacimientos lo han precedido y otras disoluciones lo seguirán. El universo dura lo que dura el sueño de Brahma; al despertar el universo se desvanece pero vuelve a nacer apenas la divinidad se echa a dormir de nuevo.

Brahma está condenado a soñar el mundo y nosotros a ser su sueño.

Conocemos la duración de estos sueños recurrentes: 2,109 años terrestres. En otras versiones la duración de estos sueños es de 4,320 millones de años.

Cada ciclo (kalpa) está compuesto por eras (yugas). Hay cuatro en cada kalpa y nosotros vivimos en la cuarta era, la final de este ciclo: Kaliyuga. Es la era del error, la confusión y la degradación del orden cósmico y social. Su fin se aproxima y perecerá por la doble acción del fuego y del agua. Después de un periodo de letargo cósmico, el universo recomenzará otro ciclo. Así pues, el tiempo se acaba, tiene un fin: pero renace y vuelve a recorrer el mismo círculo; es un sinfín”.

.

Octavio Paz, Vislumbres de la India, 1995.

.

(Acabo de terminar este libro: PURA SABROSURA).

The fall

Posted On 20 septiembre 2010

Filed under cine, India, memoria

Comments Dropped 4 responses

Hoy abrí los ojos y ni siquiera había sol. Me desperté un minuto antes de que sonara la alarma para ir al yoga, pero no me levanté, me quedé en cama pensando. Quise leer lo último de mi libro de Estrellas y Planetas, pero estaba muy oscuro y no podía ver las letritas. Tuve a bien entonces a ver la que ahora se suma a la lista de mis películas favoritas: The Fall, by Tarsem Singh.

Di con ella por un blog que ni me acuerdo cuál es y me enamoré del tráiler. Por favor, por favor, por favor, por favor, véanla, es lo mejor que hay en el mundo de las películas chidas de la galaxia de directores genios del universo del cine.

La muvi dice que está filmada en un chiiiiiingo de lugares, África, India, Praga, Latinoamérica, Turquía, Rumania… total que se fueron por el mundo y la verdad estas son las muvis que valen la pena. No recuerdo escuchar que estuviera en el cine (parece que la muvi es del 2008 o 2006) y no entiendo como gastan trillones en pagar a un güey actor que ni actúa bien… en cambio si se invirtiera en tomas, en fotografía y cotorreos aplicables como en esta muvi, creo que habría cine de más calidad y habría mucha más variedad de temas y locaciones… no sé, estoy divagando.

Me la pasé llorando y llorando y llorando tooooda la película… no sé si ando en mis días o qué,  pero lloré taaaanto… Entre lágrima y lágrima que me limpiaba con la almohada, me di cuenta que algunas locaciones eran palacios que visitamos durante nuestro viaje a India.

Pfffttt!!! Me la pasé también gritando “Mira, ahí: yeeeeey!”, cada vez que reconocía un lugar jajajaja Les dejo una muestra chiquita.

Esta toma está hecha en el Pink Palace de Jaipur, India. No recuerdo muy muy bien la historia, pero resulta que una reina (no me pregunten cuál) no podía dejar el castillo porque su rey no quería que nadie la viera. Por estas razones fuertísimas, la Maharani (palabra que significa “reina”) no podía salir ni disfrutar del mundo, y entonces el rey, osea el Majaraja (que significa “rey”, pronúnciese “maharaya”) le mandó a pintar las estaciones del año en cada una de las puertas de este palacio.

Cuando fuimos, estaban dándole una manita de gato a las puertas, la madera y la pintura.

Mientras nos tomábamos estas fotos se escuchaba música que provenía de una habitación que no pudimos ubicar. Al parecer el palacio tenía visitas importantes, familiares del rey o algo así, y les gustaba escuchar música durante su estadía. Los músicos permanecían en un ala escondida a la familia real y los ecos del palacio hacían su trabajo resonando la música para que los monarcas la escucharan desde los pisos de arriba. ¿Romántico, no?

Este otro lugar se llama Fatehpur Sikri.

Tuve un poco de problemas para ubicarlo, porque me parece que la magia del cine ha agregado escalones para que se viera más majestuoso, además de que para la muvi han limpiado todo concienzudamente.

Esa puerta que ven ahí es la puerta principal de Fatehpur Sikri y realmente luce algo así:

Si le dieran la espalda a esa puerta y voltearan hacia abajo, verían esto:

Y si caminaran hacia adentro de la puerta, verían lo siguiente: Un mercado ambulante que raya en lo pintoresco y asqueroso. Es el mundo de las chácharas caras, porque en realidad ahí tooodo lo han aumentado un 90% No compren ahí cuando vayan. Ahí vimos lo peor de India: niños dormidos entre moscas y puercos, gente enferma agonizando en los pisos, gente bañándose en charcos… chale, otro día les subo un post específicamente de Fatehpur Sikri, ahí nos pegó un desmadre psicológico de darnos cuenta lo que pasaba en el mundo y lo afortunadas que eramos de tener una casa, un grifo con agua potable y una cama con sábanas limpias. Increíble.

Total que la puerta me parece que sí es. Les pongo un video que filmamos del lugar para que se den una idea:

De la muvi, una de las escenas más bonitas y de amor es esta:

Creeeeo que se llama Akbar Palace. Es un palacio que está justo frente al Taj Mahal y es absolutamente precioso. Todo relumbra porque está hecho de marfil y entonces con el sol, uno no puede con tanto brillo y tanta hermosura junta.

No pudimos tomar una foto de frente porque esos jardines estaban cerrados, pero aquí unas que tomamos del lado derecho de este castillito, más o menos para que se den una idea.

Esta toma está hecha justo al lado de la toma anterior. Es quizá el lugar de donde puedan tener la mejor vista del Taj Mahal, ya que no hay otros castillos a su alrededor.

Esa construcción que ven a lado derecho de la toma es esta:

No pudimos tomar una foto como esa, ya que detrás de donde están los actores hay un jardín que en tiempos de Akbar servía como espacio para un mercado tipo La Alameda, donde la raza iba a pasear y a ligar doncellas damiselas damas de honor. Luego, nos enteramos que durante la caída del imperio de Akbar lo usaban como campo de futbol (házme el rechingado favor).

Desde ese lugar donde están los actores, pude tomar esta foto:

Ese río se llama Yamuna, otro día les armo un post con fotos de toooda la vista del Taj Mahal, se les van a caer los calzoncitos. Todo esto fue nomás un comentario ahí de sobremesa, pero resumiendo (como diría Sabina), la muvi es excelente, la música preciosa y la fotografía extraterrestrial. Búsquenla, de verdad, vale la pena las horas que se pueda tardar en bajarse o lo que puedan pagar para tenerla original.

The fall rockea enormemente.

Allahi Allah

Posted On 26 agosto 2010

Filed under India, música

Comments Dropped one response

Azam Alí es la mujer más grande de este planeta: Ufff!!! La amo con loca pasión y todo mi ser le pertenece.

Hace unos días estaba pensando en ponerles su disco debut, “Portals of Grace”… Créanme que es uno de los discos más grandes que hayan escuchado en este mundo. Es uno de esos discos que tienes que escuchar de principio a fin  porque toooodas las canciones son buenas, pero luego les subo el disco y les explico de qué va.

El caso es que hace poco andaba buscando “Allahi Allah”, una rola de Niyaz (un proyecto alterno de Azam Alí, luego les explico esa genealogía de bandas) y di por fin con la letra de la canción, que es una chulada.

Es una joyita que hay que guardar dearly. Entiendo que “Allahi Allah” es una canción para niños escrita en urdu, que es el idioma oficial en Pakistán, pero que también se habla en las cercanías de India con este país. Sé también que se les canta a los niños desde que nacen para que aprendan a amar al Allah del Islam.

Supe también que esta versión de Azam Alí, es un cover de una canción de un película hindi que se hizo por los años setentas, algo de Bollywood, ya saben.

El caso es que lo chido es que encontré la letra y ahora sí la podemos cantar como Allah manda. La melodía es preciosa, punjabi, y dan ganas de cantarla porque el idioma es bien sonoro, como que hace chasquiditos en la boca.

Hay un medley taaaaan árabe por el 2.47. Uffff!!! Hay que amar esto porque esto es arte, señores.

La primera estrofa dice:

Say Allah, only Allah

Do not hurt another

He, who is master of this world

Say only his name

Bonito, no?

Primero les dejo la versión de Azam Alí, que se lleva todas las versiones del mundo (porque hay varias).  Si tienen estéreo, pónganla ahí; si tienen unos audífonos póngale el máximo. Lay back and relax.

.

Allahi Allah lyrics (Niyaz, Azam Alí)

Allah he Allah kia karo,

Dukh na Kissy ko Dia karo.

Jo Dunya ka Malik hei,

Namm Ussi ka liya karo.

Allah he Allah….

Kab Chahre pe jooth saja ke

Mitthi hai sachchai

Joothe ko Dunya mai hamesha Milte hai ruswai

Sach ki rahat chala karo

Dukh na kissy ko dia karo

Jo Dunya ka Malik hei,

Namm Ussi ka liya karo.

Shisha toot ke jur sakhta hai

Dil na jure agar toote

Kitna hai be dard wo insan

Pyar ka bar jo loothe

Aisa zulm na kiya karo

Dukh na kissy ko dia karo

Jo Dunya ka Malik hei,

Namm Ussi ka liya karo.

.

Y les dejo la versión de la película bollywoodense que les platiqué, muy kitsch y bonita para ser hindú.

Marco y Marialuisa (se quieren y no son novios)

Posted On 12 junio 2010

Filed under fotografía, India

Comments Dropped leave a response

Ya llegaron, ya están aquí.

Mandé a enmarcar dos fotos para ver qué onda con los costos a la hora de la expo y me quedaron bien guapos… además en la pared tiro mucho cotorreo.

La fotografía se ve como si realmente yo fuera una fotógrafa consagrada en el ‘mundillo’; ya veo de dónde se construye el ego de los artistas: con ese marco tan bonito y esa marialuisa blanca y blanca me siento realizada,  y eso que el pinche cuadro nomás va a estar en una pared de mi casa.

Es una foto que no le he querido soltar al Flickr. Tengo varias que son como ‘tesoros’ que no quiero quemar en la red sino hasta que pueda armar la exposición. La tomé en India, es una de mis favoritas.

Este es la de Alison Scarpulla que me llegó la semana pasada. No podía dejar la fotografía ahí guardada, esta preciosidad debe tener el  mejor lugar de la pared.

Danzas sagradas y nostalgia de ‘I dont belong here’

Posted On 6 junio 2010

Filed under arte, fotografía, India, viajes

Comments Dropped leave a response

Estoy OB-SE-SIO-NA-DA (qué novedad) con aprender esta danza. Me parece que es un ejemplo clarísimo de la mujer hindú en su contexto social y alomejor hasta psicológico.

Además de que es una danza clásica y sagrada, el Bharatanatyam es  una de las siete danzas sagradas del sur de la India: Kathakali, Mohiniyattam, Odissi, Kushipudi, Kathak y Manipuri.

Consiste en una serie de movimientos o posiciones sagradas (muy yoga) que involucran, las manos, las piernas, la cabeza, el cuello y hasta los ojos: todo tiene un significado. El artista debe adoptar ciertas poses y mantenerse en ellas durante unos segundos para continuar con el flujo del baile, por eso es que la danza se ve como si los movimientos fueran separados o como si se estuviera viendo con estrobo, así medio lento y pausado. Estas poses imitan algunas esculturas sagradas del hinduismo, de ahi que la danza se parezca tanto al yoga.

Me impresiona la expresión de las manos y de los ojos, iamgino que hay que tener un talento y una fuerza increíbles… Mi parte favorita es a partir del 4.30: HIPNOTIZANTE!

Entonces… busqué un lugar donde dieran clases y claro! por supuesto, sólo dan en Madrid. Madrid, Madrid, Always Madrid, estoy tan cansada de que Madrid esté tan lejos.

No me queda más que planear (en todo el sentido de la palabra) un nuevo viaje, ahora al sur de la India.

Cuando fuimos pudimos conocer (yo creo que nomás un preview) las culturas del norte de la India, pues visitamos cuatro ciudades que estaban en dos regiones al norte: Uttar Pradesh y Rajasthan.

En Rajasthan (Ciudades de Jaipur y Bharatpur) nos encontrábamos con que eran los niños quienes por algunas monedas, bailaban su danza regional.

Hijole, la primera vez que vimos a una niña bailarlo, estuvimos cagadas de risa durante media hora, nos vimos bien mal, así de turistas estúpidas que no saben lo que están presenciando, pero es que no lo pudimos evitar.

Ibamos por la carretera rumbo a Agra a ver el Taj Mahal y nos detuvimos en un paradero a que Mahinder tomara té y nosotros a hacer pipí y a comer algo leve. El calor era insoportable. La India es el lugar más húmedo en el que he estado, yo decía que estar ahí se sentía como el calor de tres playas juntas en mil saunas de proporciones bíblicas (en este caso, en proporciones védicas jajaja).

Hacía tanto calor que estoy segura que bajamos unos kilos, además claro, de que comíamos puras verduritas y arroz.

El caso es que nos detuvimos a comprar turbantes y esto fue lo que encontramos:

Preciosa la güerca condenada jija de sus hindúes padres. Píquenle a la foto para que se claven en su maquillaje. Dato curioso:  tiene perforada la nariz y usa más kajal de lo permitido para su edad jajajaja

En ese mismo paradero (y ya que andamos en la Carretera a Jaipur) nos encontramos al cliché más grande de este mundo: El encantador de serpientes.

(No tiene nada que ver con danzas, pero ahi se los dejo de pasadita nomás)

Volviendo al arte, y días más tarde, en un restaurante, nos enamoramos de un caballerito flaquito flaquito y con un carisma de aquellos! Se dejó besar y abrazar y se llevó una propinota por ser tan guapo.

Chéquense al final, yo cagándola diciendo “Oléeee!” jajajajja

¿Alguna vez mencioné que casi todos los hombre en la India son guapos? Uff! Me enamoraba en cada esquina. Todos ellos tienen los ojos profundos de asesinos y luego cuando te sonríen te lanzan un hechizo moreno. Con bigote, barba, turbante, jóvenes, viejos,con cabello largo o corto, gurús, monjes, sikhs, tooodos son guapos!!! Tienen un encanto oriental al que yo, al menos, no podía resistirme.

Un día tengo que armarles un post con todas las fotos que les tomé a hombres de los que me enamoraba y sobre todo uno, uno al que estuve a punto de pedirle matrimonio… Uff! Esa historia la cuento en otro post.

Creo que me está entrando la nostalgia por viajar otra vez…

Anyways, si saben de clases de danzas sagradas hindúes o clases para encantar serpientes (o vatos) avisen ASAP.

El crushismo como corriente filosófica ( o “Guachu-guachu”)

Posted On 13 abril 2010

Filed under India, música, obsesiones

Comments Dropped leave a response

Mi vida consiste en una ristra de ‘music crushes’. A veces me parece vergonzoso porque soy de los freaks que cuando se trata de crush, no dejan de pensar, cantar, escuchar (en loop 36 veces al día) la rola, hasta que es realmente hartante para los demás… yo digo que tengo un superpoder para pararle antes de que la rola me harte, le doy su break y pasa a la historia de los crushes de Lizbeth.

La historia de los crushes de Lizbeth es bien bonita, puros recuerdos bien intensos de muchos pedacitos de arte.

En forma de metáfora no dice mucho de mí y mis relaciones, pero en cuanto a music crushes, es lo mejor!

Disfrutar la rola hasta que le exprimas y le mames todo lo que te gusta de ella… días después te sientes renovado.

Por otro lado, existe lo malo de ser un Crushista (como he bautizado ahora mismo a este vicio-filosofía de vida-credo eclesiástico), que es que a veces no se encuentra una canción tan tan chida que llene nuestra intensidad y nuestro anhelo de ‘crushearnos’.

Esto es muy malo porque pueden pasar días sin tomar ni beber absolutamente nada, días enteros de aburrimiento crónico, de las mismas canciones, los mismos crushes anteriores, las mismas caras y coros, los mismos riffs de guitarra… y uno se siente como si cumpliera cuarenta años de casado con la misma música y el sexo con ella ya no nos satisface.

Pero, vamos, son etapas, música hay mucha y siempre habrá músicos, y siempre cambiarán las épocas y siempre se inventarán más instrumentos. Somos libres de profesar el Crushismo durante toda nuestra vida, algo que se siente como el amor libre, amor y paz.

A lo que te truje.

Esta semana, mientras me tomaba dos Buchanan’s en compañía de un quequito del betún más empalagoso en la terraza más fresa de Monterrey, escuché una canción que me transportó totalmente a la India.

Incluso pienso que alomejor la oí allá, pero no creo.

Pregunté al Dj y me mandó una notita en la que escribió con una caligrafía pésima: “Pheli War – Bally Jagpal”.

Resultó que la rola venía en uno de esos discos de Putumayo, a los que yo les tengo bien poquita fe, pero bueno, uno qué le va a hacer.

Me gusta mucho porque el hindi, cuando lo hablan y lo cantan, suena literal a un eterno “guachu guachu”.

Esta rola tiene como un saborcito gitano flamencoso, trip loungero, pero la voz…. UFFFF, LA VOZ!!!!

Me transporta al auto de Mohinder mientras recorríamos la autopista  de Jaipur a Nueva Delhi. Anette dormida  a mi lado, yo luchando por no dormir para ver todos los cuadros bizarros que uno alcanza a ver en la carretera, con mi libro rojo a un lado y una pluma para anotar todas las ideas e imágenes que captaba al vuelo. El olor a musk y a incienso, el sudor que humedece la piel y pega la ropa a mi cuerpo, el sol que pega de lado y le da brillo a la serie de dioses en miniatura que viajan en el tablero, la radio de música fresa que Mohinder piensa que le puede gustar a los turistas….

Esta rola, es mi crush de esta semana. Clávense en la letra, se escucha tan bonito y tan chistoso, puro “guachu guachu” (:

.

Pheli War – Bally Jagpal

Humne yaad kia Tumko,
Tumne yaad kia kisi aur ko
Khuda kare jise tu yaad kare, woh bhi yaad kare kisi aur ko

Male vocal:

Jado pehli waar mileh si apa dowhe
Menu oh din ajh takh yaad hai
Ki tenu bhi yaad hai ???

Jado achanak tu mere naal takh rahi si,
Tere sohh ne mere mann wich pyaas jagai sii
Menu ohh mithi shohh, aj takh yaad hain
Ki tenu bhi yaad hai ???

Tere gore mukhde utte, aaye sang jahi si
Mere vi dil wich uthi ik tarang jahi si
Menu mere dil di dharkan aaj takk yaad hai
ki tenu bhi yaad hai????

Aaj sare jagh de mure, Sukhi ikrar kare
Oh naal tere hi jyunda, tere naal marey
Menu ta hun ehi yaad hai
Ki tenu bhi yaad hai????

Female outro vocal:

Kaise bhula sakti hun main teri har baat ko
Sineh main chupa rakha hai teri har yaad ko
Haan yaad hai, mujhe sabh yaad hai
Haan menu vi yaad hai….

Mast Kalandar / Ram Lakhan

Posted On 14 octubre 2009

Filed under cine, India, Las Gutiérrez, música, viajes

Comments Dropped one response

Como dije hace algunos posts, cuando estabamos en India nos la pasabamos viendo Mtv India, que era un canal súperdivertido. Nomás andabamos diciendo “Quéee pedo con ese videoooo?”  o “Guat de foc?” jajajaja

Sacamos la conclusión que los videos allá son más divertidos y tienen una producción bien chida que suponemos que tiene que ver con Bollywood muy directamente.

El caso es que yo me clavé bien cabrón con una canción que pasaban a cada rato, supongo que era el hit del momento, porque hasta la escuchabamos en el radio: Mast Kalandar, que es como la rola del soundtrack de una muvi que se llama “Hey Baby”, cantada por Shankar Ehsan Loy. No me pregunten por la rola ni por la muvi, no tenemos idea, si saben algo, pasen el chisme.

Anyway, aquí les dejo la rola que está CHINGONA, no la he dejado de escuchar desde que llegamos.

Súbanle al volúmen y noten algunas cosas:

1. La manera en que bailan, es como ridícula pero allá parece que es la moda.

2. Que en las producciones siempre tooooodos tienen que bailar la misma coreografía, o sea, entre más gente haya bailando en una misma escena, mejor!

3. Miren cómo todas las mujeres usan saris bien chidos. Allá así es siempre, en las calles, en las tiendas, en toooodas partes, aunque las mujeres sean campesinas o sirvientas o pobres o lo que sea, siempre traen saris bien bonitos.

4. Los hombres son guapíiiisimos!!!

Me encanta el parecido que tiene la música hindú con el flamenco, en cuanto a cante y baile… uufff y el beso en el minuto 2.47: OH-MY!!!!

Observando realmente con atención encontré mucho parecido a una rola que me gustaba desde hace mucho tiempo de una película hindú setentera que se llama “Ram Lakhan”. Las cuatas y yo nos encontramos la película hace como diez años mientras le dabamos al zapping cuando por primera vez nos pusieron Cablevisión en casa; nos quedamos viéndola y era como un choc ver por primera vez una película de la India.

Cuando pasaron los años supimos que la película era esa y que la canción que nos encantó se llama “My name is Lakhan”. Incluso Mtv tiene un anuncio del canal con un pedacito de esta canción que dice: “My name is Lakhan, sajanon ka sajan mera naam hai lakhan”. A ver si la reconocen.

El actor les puede parecer conocido, se llama Anil  Kapoor, quien entiendo es una leyenda en India; salió del presentador del programa en la peli “Slumdog Millionaire”.

Sobre este video chéquense alrededor del minuto 4.00′ cuando comienza a cantar la chava.

Así cantan toooodas las mujeres, es como la manera del cante tradicional. Lo sorprendente es que actualmente en India, las rolas en el radio de baladas o de rock o de lo que sea, en las que canta una mujer, son cantadas así. Es chistosísimo que tengan que fingir la voz así.

Kumiko y yo nos la pasabamos cagadas de risa y cuando estabamos en la habitación una tarde le tomé este video cuando debutaba como cantante hindi jajajajjajajja.

En resumen: la música hindi es una maravilla.

Mast Kalander

Posted On 27 septiembre 2009

Filed under India, Las Gutiérrez, viajes

Comments Dropped one response

Estamos en Bharatpur. Nos hemos levantado a las 3.00 am por el molesto jet lag y a las 7.00 am bajamos a desayunar como reinas musulmanas descendientes de Allah (jajajaja eso no es culturalmente posible, pero ustedes entienden). Aquí está lleno de mezquitas y creo que cada vez que vamos al sur y al oeste (de India, por supuesto) hay más influencia musulmana.

Fatehpur Sikri

El caso es que desayunamos como los Dioses, el Holiday Inn en Agra fue una bendición para nuestra intranquilidad, y nos propinó un bufete hindi delicioso. Salimos rumbo a Fatehpur Sikri a ver la fortaleza mandada a hacer por Akbar y conocimos a Muhammed, un güey que se enamoró de Anette y nos ahuyentaba a todos los fans que se querían tomar fotos con nosotros.

Pues Fatehpur está asqueroso. AS-QUE-RO-SO. No he visto, mucho menos estado, en un lugar tan asqueroso como este. Ni en México, ni en La Coyotera, ni en el poco mundo que he conocido. Esto fue como el Discovery Channel.

Había unas festividades musulmanas que no entendimos y la gente estaba sentada en los pasillos de la construcción entre millares de moscas, los niños con moscas paradas en las pestañas de los ojos, las mujeres sentadas todas en grupitos lavando con agua negra las ropas o las manos, basura por todas partes, cerdos entre la gente comiendo basura, hombres horribles que olían a sobaco fumando un cigarrito pequeño con este pinche calor húmedo. La gente duerme en los pasillos porque hace un aire bien fresco que sopla entre las cúpulas, porque el edificio está dispuesto para estar freso siempre, entonces la gente está dormida bajo esos hermosos techos con escrituras del Corán,  contaminándolo todo.

La gente no se baña, no se lava los dientes, no se lava las manos, tiene las uñas carcomidas de hongos, y cuando caminábamos por esos pasillos, a través de cortinas y cortinas de moscas, pensé que en cualquier momento Anette o yo caeríamos muertas picadas por algún aedes aegypti u otro mosco malario.

Es horrible, peeeeroooo SAQUÉ UNAS FOTOS INCREÍBLES. No sé muy bien cuántas pueda rescatar, no las he bajado, pero lo que alcancé a ver era bueno. Esto mismo quería cuando vine aquí, caminar por Fatehpur Sikri es un deporte extremo, hay que cuidar todos los zippers de la mochila y meterse el dinero bien adentro de los bolsillos del pantalón porque hay muchos pickpocketers, la raza te  mete la mano y te saca la lana, hay tanta gente que no te das cuenta que te han robado porque todos están amontonados.

Percibimos olores fétidos que no sabíamos que una persona viva podía expedir, vimos la verdadera pobreza, la verdadera enfermedad, gente deforme pidiendo dinero, perros horribles, gente semidesnuda, enfermos mentales gritando cosas afuera de las mezquitas… lo true de la India lo vimos hoy, hasta vimos a un muerto.

Esta  tarde visitamos el Parque Nacional en Barahptur, donde tomamos un horse-car para entrar a la jungla-bosque (aquí está bien raro porque hay plantas de jungla y árboles de bosque, es rarísimo) vimos aves, antílopes, búhos, macacos, búfalos de agua, todo por 600 rupias más tips.

Ahora mismo estamos en el hotel. Llegamos a las 4.00 de la tarde y no hemos salido porque en realidad no hay a donde ir, saliendo del hotel está la carretera a Jaipur y ya. Estamos en medio del desierto.

Más temprano, Mahinder nos llevó a un hotel precioso, una villa de edificios hindis, con jardines preciosos, salas suntuosas, todo blanco imitando al marfil, con arcos y cúpulas, cuadros de reyes de Mohgules, estatuas de Krishna… dijimos: no mames que nos vamos a quedar aquí, no lo podíamos creer.

El pedo fue que Mahinder se equivocó de hotel y nos dijeron que este no era el de nosotros, así que nos llevaron a otro que es en el que estamos ahora. Fue como una broma de Dios, nos habíamos emocionado tanto con bañarnos en esas albercas, sentarnos a tomar desayuno en el jardín, entre rosales y flores exóticas, con meseros con turbante y pavoreales pavoneándose… pero nel.

Vinimos a parar a Udai Vilas, que es un hotel padre, buena onda, pero obviamente más modesto, tiene una alberca bien bonita y todo es blanco, muy zen, muy bonito, pero no era el otro ): el Laksmi Palace.

El caso es que ya son las siete de la tarde (noche) y Anette tiene como tres horas dormida; yo me he dedicado a ver la tele y a escribir, la verdad es que estamos cansadísimas y además de que no hay a donde salir, me gusta ver un video de un grupo hindú… no sé cómo se llama el grupo ni la canción, pero los güeyes se la pasan diciendo MAST KALANDER, MAST KALANDEEER, MAST KALANDEEEEEER, así con voz orientalosa, gitanosa, buena onda. Me encanta (:

No tenemos internet en la habitación así que cuando bajemos a cenar me conectarme en el Lobby junto al chico guapo recepcionista, con la cara más mora y morena posible, y unos ojazos azules que uuuuffffffff!!!!!! de aquí soy jajajajajja

¿Qué más?

Tengo problemas para respirar, creo que puede ser la humedad.

Ya se me están cayendo los pantalones de lo poco que comemos, o más bien, de convertirnos al vegetarianismo obligado de la región.

Se me perdió el desodorante y el antibacterial.

FIN.

Página siguiente »