Morenito llega a casa

Sin querer queriendo creció la familia… aunque sospecho que así crecen todas las familias (if you know what I mean jajaja).

Un día que hacía mucho frío llegó el Morenito…

…un Dobermann sepia, cachorro, último de una camada de papás puros pero descuidados que eran guardianes de un rancho en Doctor Arroyo. Nació un 27 de Diciembre y exactamente dos meses después vino a la casa con muchas pulgas y mucho miedo.

Tenemos casi tres semanas tratando de ponerle un nombre, pero no había pegado nada. Yo buscaba un nombre corto, conciso y fuerte, porque calculo que este perro va a crecer descomunal. Vi una foto del papá, y sentado en sus patas traseras le llegaba a la cintura al señor que lo cuidaba. Increíble. Mírale nomás las patotas.

El caso es que yo me debatía entre bautizarlo como Atlas,  Capo, Orión, Adolfo, Gunther, Boris o Tomás… pero como la decisión no recaía sobre mí absolutamente, tuve que pelear para que no le pusieran Draco, Doby, Rocky, Brownie o el peor de todos: Haku. ¿Te imaginas gritarle ‘Hakuuuuuu’ en un parque, en frente de los demás perros? ¡Qué vergüenza!

Mientras se decidía lo del nombre, yo le decía “Moreno”: Morenito, morenazo de fuego, negrito de mis pesares ojos de papel volando, mulato, Palazuelos-el-diamante-negro… pero la mayoría votó y como que la democracia indicó que este perro había venido al mundo para ser Bruno.

Yo no estoy de acuerdo, la verdad, me suena a actor porno o a Bruno Mars. Mil veces preferiría que se llamara Juan.

La cosa es que el perro está medio pegadito a mí y como yo nomás le digo ‘Moreno’, creo que ya va reaccionando cuando le dices “Ven acá, moreno”. Me van a pasar a disculpar, básicamente.

Le ruego a Dios que a todos se les pase la fiebre de llamarlo ‘Bruno’ y que por obra de nuestro Señor Jesucristo nos venga otro nombre caído del cielo. Praise the Lord.

Además de la lana que hay que invertir en este animal, mi principal preocupación siempre fue cómo se iba a llevar con el Güero, el bebé de la casa, un poodle de unos 13 o 14 años que ha sido el rey de toda nuestra atención, el santo soberano de mi amor, de mi cama y de todo lo que quiera, mi taquito de pollo hermosobelloyguapo.

Yo ya me veía tratando depresiones perrunas y sufriendo con el corazón partido por la mitad, porque el Morenito también es tan guapo y tan apuesto… pero creo que por ahora va funcionando, slowly but surely.

El Güero lo detesta, le gruñe aunque esté a millones de kilómetros de distancia y lo corretea, para dejar claro, supongo, que él llegó primero y que tiene derecho de antigüedad. He batallado mucho, porque si Güero ve que primero llegué a abrazar al Moreno, no me lo perdona y me evita todo el día, no me hace caso si le ordeno algo y lo que es peor, no me da besos. La he pasado mal con esta casa llena de desplantes y escenas de celos…

Por ahora, a lo más que he llegado es a lograr que compartamos la cama los tres. Un pequeño paso para Lix, un gran paso para la humanidad.

Dudaba también de tener al Moreno cerca de mis sobrinos (un par de cuatitos de 2 años), porque todo el mundo acusa a los Dobermann de ser bravos y traicioneros; mi papá fue mordido por uno en la cara y jura sobre lo más sagrado que no hay que tenerles confianza. Yo la verdad es que no veo nada más que dulzura en este perrito. Sus ojitos de color miel están bien bonitos, y cuando lo regañas te voltea a ver hacia arriba y quieres correr a abrazarlo y decirle “no me mires así, perdónameeee, yo me castigaré sola porque cagaste la cocina”.

 

 

Me hace falta buscar juguetes apropiados para el muchacho, porque nunca he tenido un cachorro de perro de raza grande. Antes del Güero tuvimos otro poodle y no batallamos porque son perritos de casa, de estar echaditos en los pies y jugar tantito con una pelota sin hacer desmadre ni exigir tanta manutención. Este perro trae una energía bien fuerte, con muchos movimientos torpes y siento que con menos cerebro que un perro de raza pequeña… es raro… Me gustaría comenzar a entrenarlo pronto, necesito que sea un perro educado porque en casa hay bebés, siempre hay visita y no me gustaría que fuera agresivo o antisocial.

Siento que con Güero no tenía problema con que fuera un chiflado porque si se me pone bravo nomás lo cargo y ‘Aplácate, pelos’. Pero el Moreno… nel, pienso que va a estar cabrón, ahora mismo va a cumplir 3 meses y ya es más grande que su hermano poodle.

Por ahora estamos en las vacunas, viendo la posibilidad de no cortarle las orejas, aunque todo indica que vamos a tener que hacerlo si queremos ‘presumirlo’ como ‘de raza’… no sé, eso de las orejas, no sé… necesito investigar bien qué pedo con eso… Ahora mismo las tiene tan hermosas, enormes como de elefante, ayyyy lo adoro.

Ya le comienzo a ver la cara de perro rudo y ya ladra bien grave… me sorprende y me saca de onda la experiencia de lidiar con un perro de raza grande, no es lo mismo que vivir con un perrito de casa… estoy aprendiendo a ser otro tipo de mamá… hay qué ver cómo funciona esto. Dios nos ampare.

Bienvenido a casa, Morenito, vamos a ser buenos contigo (:

 

 

Sobre las propiedades curativas del llanto

Posted On 3 noviembre 2011

Filed under bebé, catársis, Güero

Comments Dropped 7 responses

Cuando llegué a la casa me desplomé sobre la cama, como un edificio colapsado o una estatua de hielo que se derrite y se vuelve agua incontenible.

Lloré mucho con la cara pegada a las fundas de las almohadas, lloré con los ojos escondidos porque una parte de mí todavía pensaba que era tonto hacerlo. Sin embargo mi cuerpo cedió a lo que se siente llorar por un perrito.

En el consultorio del veterinario, con Güero entre los brazos, el doctor dijo que podrían ser semanas, meses o quizá hasta un año, que la columna iba quedar inmovilizada un día cuando el frío le llegara a los huesitos.

“Se lo digo para que no se asuste un día que lo vea que ya no pueda moverse o levantarse”.

“Paralítico”, “Una enfermedad como osteoporosis”, “Nada qué hacer”.

Lloré mucho y examiné lo mejor que era mi vida al llegar a casa y encontrar un pedacito de pelos esperándome, contento de verme, moviendo la colita y saltando en las camas. Reflexioné en lo pequeño de su cuerpecito, frágil, en la importancia de su alimentación, el estar al pendiente de lo que necesita, lo que lo hace un animalito feliz.

Estoy tratando de retener los días con él y retratarlo en mi corazón… un retrato fiel y minucioso para no olvidar nunca el cariño incondicional de un perrito a su amo.

Te quiero, taquito de pelos, bolita de algodón, Güerito, bebito de mamá.

 

MILF

Posted On 10 mayo 2011

Filed under bebé, Güero

Comments Dropped one response

Yo soy tu mamá. Te quiero tanto, pedazo de trapeador.

Never give it up

Posted On 23 febrero 2011

Filed under bebé

Comments Dropped 2 responses

Me gustas tú

Posted On 7 diciembre 2010

Filed under bebé, fotografía, Güero

Comments Dropped leave a response

Me gusta mariguana, me gustas tú. Me gusta colombiana, me gustas tú.

¿Quién dijo “surreal”?

Posted On 14 septiembre 2010

Filed under bebé

Comments Dropped leave a response

Hay una cosa que me gusta, que dice “Stay true to the last original”. And this is it.

Tres joyitas, así relax, al cabo estamos pisteando tranquilos.

Gracias al Cholo Charly por su aportación con Cab Calloway.

Enjoy.

El Rey de Francia unas hijas tenía

Posted On 23 agosto 2010

Filed under bebé, stalker

Comments Dropped leave a response

La vida es un escaparate donde las muñecas se exhiben detrás de vidrios de azúcar. Están hechas de sueños, de luz de luna y de viento. Los soles pasan por sus frentes, sonríen obedeciendo una sola voluntad, son pedacitos de todo, bolas de nieve, gatos encerrados y juegos pirotécnicos en noches de verano cuando uno se recuesta sobre la hierba y sólo se dedica a observar.

Stella maris et Regina caelorum

Posted On 2 abril 2010

Filed under bebé

Comments Dropped one response

Panamá, el país de nuestros sueños

Posted On 7 marzo 2010

Filed under bebé, memoria, viajes

Comments Dropped leave a response

Con esta crisis que tengo sobre el pasado (el pasado no existe) fui a dar con las caricaturas de mi niñez y no descansé hasta encontrar esta otra, la que de niñas, mis hermanas y yo llamabamos “La chanchita corrió con el tigrecito”.

Primero no sabíamos cómo se llamaba, porque la veíamos en alemán, pero también vimos varios episodios traducidos y así descubrimos que se llamaba ‘El Oso, el Tigre y los demás’, pero nos gustaba llamarle ‘La chanchita corrió con el tigrecito” por un episodio en particular que amábamos. Como nos gustaba mucho la voz del narrador nos aprendíamos algunas líneas con ese acento que era raro para nosotros, pero ahora fui a saber que el doblaje estaba hecho en algún país de Sudamérica, entonces he ahí que las voces de los personajes suenan raras, pero adorables.

Cuando encontré este episodio sonreí tanto que quería llorar, es más, no quería verlo porque lo encontré cuando estaba en el periódico, y sabía que si lo veía me pondría a llorar y no quería que me vieran llorando por una pendejada de este tamaño.

Fui muy feliz y guardé la liga para verla en casa. Cuando llegué, fiuf, lloré comodamente.

Ahora que puedo ver estas caricaturas con ojos de “adulto”, me doy cuenta de la enorme influencia que tuvieron en mí. Casi puedo decir que quizá de aquí provenga mi deseo casi estúpido de viajar a toda costa. Yo soy una persona de esas que ahorra sólo para viajar, puedo andar en camión, sin comer, sin ropa, pero con chingos de lana para irme por el mundo… y creo que estas caricaturas tienen la culpa.

Noté también algo bien curioso y hasta cute en la psicología de esta caricatura: Los personajes repiten una y otra vez que no le tienen miedo a nada. Supongo que, dado a que son programas para niños bebés, eso de repetir que no hay que tener miedo es parte de la moraleja de la historia o una enseñanza cognitiva de aquellas como las que tenían las canciones de Gloria Trevi cuando era un zombie de Sergio Andrade.

No voy a caer en una historiota de quién es el autor o las ediciones de esta caricatura y nada de eso, sería desvirtuar mi niñez, pero si tienen oportunidad, de verdad, vean este episodio. Un amigo me dijo “Ay, no lo puedo ver en mi compu porque no tengo activado mi Norton Anti-ñoñez” ): No hagan caso, ustedes véanlo, es precioso.

Si les late ahí se ligan a otros episodios y si se hacen fanes y saben de un lugar donde pueda conseguir algunos de estas caricaturas en dvd o en lo que sea, avísenme, seré muy feliz si obtengo algunos.

Estas son mis líneas favoritas, cada que la veo soy niña otra vez (:

1.46 “En Panamá es todo mucho más lindo, ¿sabes? Panamá huele todo a bananas. Panamá es el país de todos nuestros sueños, Tigre”.

2.06 “Porque no le tenemos miedo a nadie, Oso, pero yo me llevo mi Patotigre”.

2.55 “Bah! ¿qué saben los ratones de Panamá? Nada de nada de nada”.

4.23 “Este sofá es lo más lindo del mundo. En Panamá nos compraremos también un sofá y así tendremos todo lo que necesitamos, ¿no?”

5.24 “Qué bien tener un amigo que sepa construir balsas, así no hay que tener miedo de nada”

No more snow

Posted On 29 diciembre 2009

Filed under bebé, proyectos

Comments Dropped leave a response

Algo que hice pensando en que ya se me acabó el tiempo de este año. Enjoy.

Página siguiente »