Sobre cómo tejer para no usar novocaína o “Las calamidades de la Grand Cardinal Cross”

Para quien no sepa, y prometo ahondar poco, este post es sobre otra cosa, estamos pasando por un momento maravillosamente perturbador.

A mediados de abril cuatro planetas van a alinearse geométricamente para formar una gran cruz en el cielo: Plutón, Marte, Júpiter y Urano, esto se llama Grand Cardinal Cross. Además hay un eclipse de luna el 15 de abril y otro el 30, así que por donde lo quieran ver estamos medio jodidos.

Si quieren leer un poquito más, este artículo está genial.

Ustedes mismos habrán sentido mucha ansiedad recientemente, mucho ‘restless’, como sentirse animal enjaulado, como que nada les da paz, como que buscan y buscan y nada… bueno, esto es porque uno de los planetas alineados rige la guerra y otro rige el conservadurismo (opuestos, hello! Uno estira y el otro aprieta). El tercer planeta rige las sorpresas, el cambio inesperado, y el cuarto rige la expansión, así que piénsenle tantito, hagan memoria: ¿no les han sucedido últimamente cosas bien raras e inesperadas? ¿noticias? ¿gente que hace mucho que no veían? ¿Cosas random sucediendo? ¡¡¡Sorpresas en general!!!

A mí sí, un chingo de todo eso, el último mes ha sido una montaña rusa de alamadre’s, nomames’s, ajales’s y ¿apoco?’s.

Anyways…

Con tanta cagada qué pensar y qué acomodar en los anaqueles del cerebro, he tejido prolíficamente (este post es sobre tejer, sí).

Como he mencionado con anterioridad, tejer me da calma, me da espacio imaginario para razonar con claridad, así que cada pieza (pieza o esperpento, como lo quieran llamar) que he tejido está impregnada un poco con desesperación, ansiedad, dudas, pero con mucho amor. Amor a través de la liberación.

Hay que pensar, hay que recapacitar y cambiar de rumbo sin miedo porque en el pinche cambio está la evolución… Ometeooooootl!

Total que pensando y pensando se me van los dedos tejiendo.

Desde diciembre o enero que estaba tejiendo un cowl, que es una especie de bufanda redonda que te la amarras como un 8 en el cuello.

Tejiendo cabello humano.

Mi amiga Manana me regaló el estambre y mi amiga Susana me prestó sus agujas redondas (¿o cómo se dice? ¿circulares?).  Inicialmente iba a regalarlo, porque no sé, nunca me he quedado con nada de lo que hago, pero cuando lo terminé me gustó tanto que no me pude separar de él.

Me equivoqué mucho porque creo que era mi primer proyecto más o menos grande; el Moreno le mordió las orillas, así que el estambre quedó medio roído, y tuve muchos problemas para cerrarlo (mi amiga Miriam me ayudó. Dios bendiga a las amigas. #FuckYeahFriends). En resumen, la mentada bufanda quedó media cucha.

Alguien mencionó que el estambre parecía cabello humano y cuando lo vi terminado efectivamente parecía una bufanda hecha con una peluca. A mí me gusta imaginar que es cabello humano de las doncellas vírgenes víctimas de Erszebet Bathory. #CVLT #CálmatePincheTrue

Cowl I

Antes, mucho antes que el cowl, comencé otra bufanda con agujas que se supone tiene theme de un zorro. No me pregunten, no he avanzado tanto.

L'inizio dei tempi

Tejiendo en Navidad

También le tejí al Güerito un suéter a tiempo para el invierno.

Le quedó medio apretado y parecía perro ochentero porque sin querer me quedaron unas hombreras raras que aunque se veían medio ridículas a Güero no le molestaban, pues la ridiculez nunca ha sido un problema para nosotros.

Un suéter para perro

El pedo es que me aburro fácilmente si son proyectos tejeniles muy largos. Necesito variedad, hacer un poco de esto y de aquello, entonces encontré mi método tejecional, atención tejonas este es mi consejo aplicado gracias a la experiencia: La onda es comenzar un proyecto grande e intermitentemente comenzar proyectos pequeños, para spice it all up, para no subyugarse a la rutina, para darle sabor al caldo, para no morir de aburrimiento.

De esta manera he concluido algunas cositas pequeñas en crochet.

Antes de Navidad le hice a Raúl un protector para el Ipad mini:

Ipad mini cozy

Yo me hice uno, pero el estambre tiene color de vómito, así que no me atrevo a postearlo.

A Jules le regalé un cozy cup para mantener la taza de café abrigadita por si en invierno la da frío o medio se agripa:

Cozy cup I

Cozy cup II

Cozy cup III

Tejí un par de ratoncitos que no tienen dueño todavía.

Ratoncito crochet en proceso

 

Ratoncito crochet.

ratoncito crochet II

Y tejiendo me curo.

Ahora he venido pensando en bordar. Tengo algunas ideas y Miriam me ha aconsejado un poco sobre esto y aquello, así que cuando me sienta segura comenzaré algo.

Quiero bordar una funda para almohada, unos calzones… sí, así es, planeo comprarme unos calzones de olanes y bordarle algo en el área del trasero, algo como “Hail Satan” en cursiva o “Fuck me” con florecitas y zacatito… no sé, ya les contaré.

Embroidery kit

Por lo tanto y mientras pronto voy a surfear esta Grand Cardinal Cross tejiendo y bordando. Dios sabe que lo necesito.

Suerte para todos, les deseo que tengan también una válvula de escape para estos días y si no la tienen, agárrense de algo porque está cabrón #WeAreInThisTogether

Happy knitting, fuckers!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s