Morenito llega a casa

Sin querer queriendo creció la familia… aunque sospecho que así crecen todas las familias (if you know what I mean jajaja).

Un día que hacía mucho frío llegó el Morenito…

…un Dobermann sepia, cachorro, último de una camada de papás puros pero descuidados que eran guardianes de un rancho en Doctor Arroyo. Nació un 27 de Diciembre y exactamente dos meses después vino a la casa con muchas pulgas y mucho miedo.

Tenemos casi tres semanas tratando de ponerle un nombre, pero no había pegado nada. Yo buscaba un nombre corto, conciso y fuerte, porque calculo que este perro va a crecer descomunal. Vi una foto del papá, y sentado en sus patas traseras le llegaba a la cintura al señor que lo cuidaba. Increíble. Mírale nomás las patotas.

El caso es que yo me debatía entre bautizarlo como Atlas,  Capo, Orión, Adolfo, Gunther, Boris o Tomás… pero como la decisión no recaía sobre mí absolutamente, tuve que pelear para que no le pusieran Draco, Doby, Rocky, Brownie o el peor de todos: Haku. ¿Te imaginas gritarle ‘Hakuuuuuu’ en un parque, en frente de los demás perros? ¡Qué vergüenza!

Mientras se decidía lo del nombre, yo le decía “Moreno”: Morenito, morenazo de fuego, negrito de mis pesares ojos de papel volando, mulato, Palazuelos-el-diamante-negro… pero la mayoría votó y como que la democracia indicó que este perro había venido al mundo para ser Bruno.

Yo no estoy de acuerdo, la verdad, me suena a actor porno o a Bruno Mars. Mil veces preferiría que se llamara Juan.

La cosa es que el perro está medio pegadito a mí y como yo nomás le digo ‘Moreno’, creo que ya va reaccionando cuando le dices “Ven acá, moreno”. Me van a pasar a disculpar, básicamente.

Le ruego a Dios que a todos se les pase la fiebre de llamarlo ‘Bruno’ y que por obra de nuestro Señor Jesucristo nos venga otro nombre caído del cielo. Praise the Lord.

Además de la lana que hay que invertir en este animal, mi principal preocupación siempre fue cómo se iba a llevar con el Güero, el bebé de la casa, un poodle de unos 13 o 14 años que ha sido el rey de toda nuestra atención, el santo soberano de mi amor, de mi cama y de todo lo que quiera, mi taquito de pollo hermosobelloyguapo.

Yo ya me veía tratando depresiones perrunas y sufriendo con el corazón partido por la mitad, porque el Morenito también es tan guapo y tan apuesto… pero creo que por ahora va funcionando, slowly but surely.

El Güero lo detesta, le gruñe aunque esté a millones de kilómetros de distancia y lo corretea, para dejar claro, supongo, que él llegó primero y que tiene derecho de antigüedad. He batallado mucho, porque si Güero ve que primero llegué a abrazar al Moreno, no me lo perdona y me evita todo el día, no me hace caso si le ordeno algo y lo que es peor, no me da besos. La he pasado mal con esta casa llena de desplantes y escenas de celos…

Por ahora, a lo más que he llegado es a lograr que compartamos la cama los tres. Un pequeño paso para Lix, un gran paso para la humanidad.

Dudaba también de tener al Moreno cerca de mis sobrinos (un par de cuatitos de 2 años), porque todo el mundo acusa a los Dobermann de ser bravos y traicioneros; mi papá fue mordido por uno en la cara y jura sobre lo más sagrado que no hay que tenerles confianza. Yo la verdad es que no veo nada más que dulzura en este perrito. Sus ojitos de color miel están bien bonitos, y cuando lo regañas te voltea a ver hacia arriba y quieres correr a abrazarlo y decirle “no me mires así, perdónameeee, yo me castigaré sola porque cagaste la cocina”.

 

 

Me hace falta buscar juguetes apropiados para el muchacho, porque nunca he tenido un cachorro de perro de raza grande. Antes del Güero tuvimos otro poodle y no batallamos porque son perritos de casa, de estar echaditos en los pies y jugar tantito con una pelota sin hacer desmadre ni exigir tanta manutención. Este perro trae una energía bien fuerte, con muchos movimientos torpes y siento que con menos cerebro que un perro de raza pequeña… es raro… Me gustaría comenzar a entrenarlo pronto, necesito que sea un perro educado porque en casa hay bebés, siempre hay visita y no me gustaría que fuera agresivo o antisocial.

Siento que con Güero no tenía problema con que fuera un chiflado porque si se me pone bravo nomás lo cargo y ‘Aplácate, pelos’. Pero el Moreno… nel, pienso que va a estar cabrón, ahora mismo va a cumplir 3 meses y ya es más grande que su hermano poodle.

Por ahora estamos en las vacunas, viendo la posibilidad de no cortarle las orejas, aunque todo indica que vamos a tener que hacerlo si queremos ‘presumirlo’ como ‘de raza’… no sé, eso de las orejas, no sé… necesito investigar bien qué pedo con eso… Ahora mismo las tiene tan hermosas, enormes como de elefante, ayyyy lo adoro.

Ya le comienzo a ver la cara de perro rudo y ya ladra bien grave… me sorprende y me saca de onda la experiencia de lidiar con un perro de raza grande, no es lo mismo que vivir con un perrito de casa… estoy aprendiendo a ser otro tipo de mamá… hay qué ver cómo funciona esto. Dios nos ampare.

Bienvenido a casa, Morenito, vamos a ser buenos contigo (:

 

 

3 Responses to “Morenito llega a casa”

  1. César Millán

    Ya te lo haya si le tijereteas las orejas, ¿eh?

  2. CIT

    neeeta te escribe el encantador de perros?

  3. andrea garcia

    Hola,me encanto la forma en ke relatas la llegada de morenito,es hermoso su carita es adorable,los dos son bellisimos. La verdad es ke las macotas son el reflejo de kienes los crian…mi hijo y yo tenemos un pitbull,perritos estigmatizados mundialmente por culpa de unos pocos ke han hecho de elllos unas fieras a traves de maltratos, sometimientos, confinamientos etc…es una pena ,pero en muchas ocaciones somos asi de trogloditas. Nuestro pitbull se llama enano….ke de enano no tiene nada…..llego de 2 meses y su instructor directo fue un afgano llamado camilo ke en ese minuto tenia casi 7 años;un rubio hermoso, dulce, regalon, calmado,con una paciencia a toda prueba, un amor ke lamentablemente fallecio hace 10 dias, tenia 12 años y fuimos inmensamente felices con él,le agrdezco cada dia habernos dado la oportunidad de ser parte de nuestra familia…..
    Bueno……con los conocimientos de camilo y parte de los nuestros y mucho amor,el enano es un tierno y regalon perro pitbull con alma de afgano,ke duerme con mi hijo (19 años) y mi gata viejita llamada clarita,cuando mi hijo no esta duermen a mi lado….:-).
    Es bueno saber ke existen personas tan cariñosas con el trato hacia sus mascotas, los ke en realidad son nuestros hijos en una gran familia.
    Un abrazo y cuidense.
    Y sin corte de orejas….se ven guapisimos con orejitas de murcielagos……como el enano
    ;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s