Namasté, bitches!: A Bikram journey

Posted On 19 junio 2013

Filed under Bikram yoga, catársis, obsesiones, yoga

Comments Dropped 2 responses

Mi amor infinito y hermoso por el olor a patas, por las molestas gotitas de sudor que resbalan desde la espalda hasta el caminito entre las dos nalgas, por el dolor/placer en partes del cuerpo que no sabías que existían y por ese silencio efímero mental… mi amor por el yoga… me llevó hace un año a un estudio de Bikram.

El amor se convirtió en obsesión y este es el primer paso para combatir el vicio, aceptar que tengo un problema: Amo el yoga con todo mi cuerpo y mi alma.

Tengo algunos años (yo calculo que deben ser menos de cinco) practicando diferentes “estilos” de yoga  y hace poco me volqué en el Bikram.

Bikram Yoga es (pa’ no hacerla de pedo) un tipo de yoga suave que se practica en un estudio cerrado a 40 grados centígrados. Esto es un tema de controversia porque yo he estado en clases a 46°, e incluso el estudio a donde yo asisto dice que la sesión es a 42°… sin embargo yo sostengo que fácil se puede llegar a 50°, porque si estás en una sala cerrada con 45 personas haciendo yoga a 40°, la energía sube la temperatura y la práctica de todos hace que se genere más calor.

Bikram yoga

La experiencia es única, retadora y satisfactoria, porque quemas grasa de a madre y en el calorcito, estirándote y doblándote, tu cuerpo se tornea bien bonito y a todos tus músculos les encuentras una razón de ser.

Se suda muchísimo-exagerado-noteimaginas. Te sudan las partes sudables y además las no sudables, como los párpados, las rodillas, los codos, el interior de las orejas… todo absolutamente todo te suda.

Luego comienzas a gotear, gotear sudor literal, levantas un brazo y está el brazo goteando como si fuera una llave abierta… es un desmadre.

Sudas tanto que por ahí es donde se va la lonjita, el muffin top, la agarradera del amor, el pachiclón… ah! qué chulada! Pero sudar se vuelve un arma de doble filo, porque así como la sudada es masiva, la hidratación debe ser doblemente masiva.

Padangustasana

Utkatasana

Hace un mes comencé un reto de 30 días sin descanso, la onda era hacer 30 clases de Bikram seguidas (cada clase dura 90 minutos), sin faltar sábados ni domingos, a la hora que quisieras pero sin interrumpir el ciclo.

Los primeros días tenía sed todo el día todos los días, abría una botella de un litro de agua y me la echaba en 5 minutos, a veces de un jalón, porque mi consumo de agua al día subió a 2 o 3 litros. A veces tomar un whiskey con agua mineral (muchas horas después de clase) se sentía como la gloria, porque el agua mineral te devuelve parte de los minerales que pierdes cuando sudas las toxinas, y el whiskey… bueno, ya sabes tú la cantidad de propiedades benéficas del whiskey jajajaja

Después de clase también me daba un hambre voraz, pero noté que mi apetito cambió, ahora no soportaba las hamburguesas, las papas a la francesa, los tacos grasosos, las tortillas de harina… mi cuerpo me pedía ensaladas.

Yo juro sobre la tumba de mi abuelo muerto que jamás comprendí a las personas que consideraban la ensalada como un platillo, no entendía cómo podías domar tu hambre con hojas verdes… después del Bikram lo entendí porque ahora mis antojos eran de ensalada con pedacitos de pollo, una zanahoria hervida (qué pinche rico), una sopita de brócoli, una limonada natural… o sea, mi cuerpo requería ligereza y lo demandaba.

Eso fue bueno, descubrí una manera distinta de comer, pero no presiones, todavía me dan antojos de una orden mixta en la Taquería Juárez.

Dandayamana Janushirasana

Pada Hasthasana

Físicamente mi rendimiento subió muchísimo, mi cuerpo cambió, adelgacé considerablemente, pero el cambio mental y psicológico no tiene precio. Meditar después de una buena sesión se siente increíble, tu cuerpo está agotado, pero a la vez lleno de energía y ahí es donde tu mente toma el relevo.

El poder de callar tantas voces pendejas que traes en la mente, el poder de hacer silencio y nomás andar resbalándose en un vacío sin color, sin espacio, sin forma… El latido de tu corazón retumba adentro y sientes una ola que viene cargada de fuerza y calma al mismo tiempo.

Ahí, se hace un espacio para callar todo y permitir que las cosas se manifiesten solas, que los problemas hallen sus soluciones ellos solos, que fluya ese algo que no puedes detener: el tiempo, los años, las impotencias, los rencores, todo fluye, todo pasa, viene y se va. Suéltalo todo, nadie tenemos control de nada.

A veces he intentado escribir ese tipo de viajes, pero es imposible, son cambios individuales, personales, privados, sin cabeza ni pies, no se pueden explicar.

Me da miedo sonar como una hippie idiota, porque todos dicen lo mismo sobre meditar, pero es increíble, es lo máximo, es mejor que cualquier droga, alomejor hasta mejor que coger… no lo sé.

Janushirasana

Dandayamana Dhanurasana

…Pero volviendo al reto…

Hice 30 días de Bikram non-stop. Falté cinco días de esos treinta, pero los repuse tomando sesiones dobles.

Con sangre y a chingazos aguanté clases dobles, combinadas con mis clases regulares de flamenco: esos días terminaba agotada. Soporté los pedos de gente que no puede controlar su esfinter durante el yoga, aguanté a las morras que tienen que verse al espejo cada cinco minutos para secarse el sudor de los hombros y arreglarse el cabello; toleré a los vatos que entran bien chingones y luego se la pasan resoplando toda la clase como caballos muriéndose; a las viejas que les encanta exhibirse en los cambiadores y se desnudan para, con las tetas al aire, platicar con gente desconocida…

Pero también conocí gente comprometida con su práctica, gente que realmente trae un nivel de energía tan chido, que inmediatamente te caen bien; personas con ideas distintas sobre el ejercicio de vivir, personas un poco locas, pintorescas, raras… la diversidad le pone sabor al caldo.

Dicen que todas las cosas llegan a nosotros en el momento en que estamos listos para recibirlas, y si este post les hace considerar al menos, in the back of your mind, tomar alguna vez una buena clase de yoga, no lo duden nunca, el yoga cambiará sus vidas y de paso se las extenderá unos años más.

Namasté, bitches!

P.d. En Monterrey, me parece que sólo hay una sala de Bikram yoga.

Aquí pueden encontrar info: http://www.bikramyogamonterrey.com/home/

2 Responses to “Namasté, bitches!: A Bikram journey”

  1. aneclectique

    Jajajajaja me cagué de risa con los pedos fumados porque me pasó, también tuve que escuchar gente vomitando sobre sus mats del esfuerzo extremo y ver todo tipo de cuerpos sudorosos sin piedad (las regaderas no tenían mamparas ni cortinas).

    Practicaba cuando vivía en bcn porque aquí no hay :( pero debo decir que de todos los yogas que he practicado, es de mis favoritos, definitivamente. Nuestro estudio también lo precalentaban a 42° y me gustó cómo explicaste tu emoción-pasión-éxtasis, lo del viaje meditativo, etc. Yo nunca he podido explicarlo pero da igual, cuando le decía a todo el mundo que lo intentara me veían con esa misma cara de “cállate hippie, me gusta más hacer pesas”, pero cuando les nace y van por ellos mismos la cosa cambia, y sienten esa misma sabrosura que explicas ja.

    Muchos besos y namaste man!

  2. someone (@synmayeutica)

    Que padre post!
    Yo desde hace un par de anios tengo la cosquilla con hacer yoga pero unos kilos de mas me bulleaban para alejarme de las asanas y no hacer el oso. Hace dos meses decidí dar un paso de bebe y comencé una secuencia para principiantes con algunas posturas fáciles. Tiene su joda, y eso que supongo que por ser autodidacta no lo estoy haciendo bien, pero también se siente muy rico.

    Quiero algun día experimentar lo que tu cuentas, así de intenso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s