Fuck yeah, hands!: Knitting crochet

Posted On 29 abril 2013

Filed under arte, crafts, crochet, knitting

Comments Dropped 2 responses

Bueno, pues bueno, hace como un par de meses fui abducida por mi amiga Susana al mundo mágico, cómico y musical de la tejedera. Yep, you got it, betch, knitting.

Yo es que la verdad nunca fui del tipo “crafty”, de niña me gustaba ver El Espacio de Cositas, pero nunca se me ocurrió hacer pulseritas, ni recortes, ni hilo, ni, retazos de tela… nada, yo fui más bien una niña bien holgazana, me pasaba las tardes en un sillón leyendo, con un promedio de movilidad del 20%. O sea que no sé hacer nada con las manos, no me molestes, no me interesó nunca.

Hace dos meses o algo, Sux me invitó a un Knitting Gathering con sus amigas…

¡ALERT!: GIRL TALK AHEAD

No se me ocurría cómo un grupo de mujeres jóvenes se juntaba a tejer… vaya, no me imaginaba cómo era, principalmente porque la única referencia crafty que tenía era El Espacio de Cositas, but they actually blew my mind.

La cosa va por juntarse una noche cada semana a platicar, a merendar, a tomar té, a chismear… y de paso a tejer mientras se hace todo eso (God knows us women are multitaskers).

Entiendo que casi muchas (sic) de las chicas en el grupo son amigas de niñez o comparten años de estudiar preparatorias o universidades juntas, entonces hay una girly buena vibra por ahí, muy welcoming, muy cómoda. Supongo que alguien comenzó a tejer y le enseñó a la otra, supongo que los gustos en común ayudaron a la creación del “coven”, pero cuando yo llegué estaba muy bueno el chisme… y la tejedera.

En algún momento tuve mis dudas de comenzar a tejer porque pensé que no lo tenía en mí, sé que no soy nada paciente, me conozco, soy de las que se desespera a la primera cuando hay que meter un hilo por el hoyito de una aguja, me dan ganas de aventar todo y golpear la pared con el puño (literal)… es impaciencia y además ansiedad, creo.

El caso es que poco a poco  y sin presión, me enseñaron una cosita de crochet y luego otra, y terminé comprando material para mi primer proyecto: Un cojín.

Granny squares

Puse a Raúl a escoger los colores del estambre porque quería regalarle de cumpleaños mi primer proyecto, así que nos fuimos por colores medio oldies, otoñales, hippies (según él)…

Comencé con un par de Granny Squares, que entiendo que son como universales; con esa “técnica” igual puedes hacer un cojín, un suéter, una colcha, lo que sea.

Los stitches me quedaron primero muy aguaditos, mis dedos largotes y torpes  tardaron un par de semanas en acostumbrarse a trabajar “en pequeño”. Meter estambre, sacar estambre, nudito, doble nudito apretado, esas cosas que son para mujeres pacientes.

Granny squares, three colors

Las chicas me recomendaron una página que se llama Ravelry.com, que es como un facebook para tejedoras (digo yo). Ahí encuentras patrones, fotos de proyectos de otras personas, ideas para combinar colores… muy buena onda, cotorreo muy ancianil (digo yo), muy lovely.

Finishing touches.

Al poco tiempo llegué a la fase en la que quería tejer todo el día. Aprovechaba las horas al teléfono para tejer un rato, cuando veía películas (Toda mi fiebre por Pedro Infante -que duró como un mes- me la pasé viendo sus muvis y tejiendo, tejiendo, tejiendo), cuando acompañaba a Raúl a hacer trámites, lo esperaba tejiendo…

Also, durante un par de semanas Güero tuvo una fase rara, no sé si le gustaba el olor del estambre o qué, pero se le hizo costumbre ir a dormir a mi regazo mientras tejía. #CosasDePerritos

Güero chiflado

Todas estas cosas juntas y de pronto, me hicieron sentir muy anciana. Mis hermanas me dicen “abuela”. Pero la verdad yo me pregunto cómo las abuelas pueden tejer, si esto es casi un deporte extremo… hay que estar concentrada para no perder la cuenta de cuántos stitches llevas, hay que tener Night Vision para alcanzar a ver si el nudo va bien, si metiste el estambre donde debías… ¡Óyeme, la realización de esta empresa es para respetarse!

Crochet stitches

Crochet stitches

Con la ayuda de las chicas terminé la gran parte del cojín, pero luego en Youtube encuentras una gran cantidad de pendejadas tan útiles!

Así aprendí a hacer olanes y a unir patrones, luego hasta terminé inventando puntadas, a resolver problemas de estambre con ingenio y con algo que me enseñaron mis papás, que es “Intelígele” o también conocido en el mundo real como “Házle como puedas”.

Granny square II

Total, que tejer se volvió una terapia para mi impaciencia.

Aprendí que de cosas pequeñas se forma una cosa grandiosa, que de poquito en poquito se llena el marranito y que se siente bien padre ser algo así como una artesana, una creadora a pequeña escala.

Se siente muy bien ver terminado el proyecto, tienes una satisfacción bien idiota de “Hey, yo hice eso con mis manos, woohooo!!!” Fuck yeah, hands!

Crochet project 1: un cojín

La semana pasada fue el cumpleaños de Raúl, así que el cojín pasó a mejor vida… a mejor vida a la cama de Raúl, donde es usado, amado y babeado (como Dios manda que sean las vidas de los cojines de este mundo).

Me quedó un poco cucho, medio mordido de unas partes y muy bonito de otras, con defectos propios de mi calidad de primeriza y con virtudes que tienen que ver con el amor que uno le pone a las cosas que va a obsequiar.

La habitación de Raúl.

Ahora mismo estoy pensando en qué colores elegir para mi próximo proyecto. Quiero hacer un par de par de cosas con puntadas diferentes para  luego, a mediados de este año (si es que se puede), comenzar mi objetivo: una colcha, algo así como un quilt.

Veremos si me quedan ojos y dedos para ver realizados un par de proyectillos de ese tamaño, por lo pronto estoy pensando en comprarme una mecedora… suggestions, annyone?

 

2 Responses to “Fuck yeah, hands!: Knitting crochet”

  1. Magentuosa

    ¡¡Qué bonitooooooo!! respecto a la abuelencia, hay una frase que nos encanta: “knit while you’re young”, que luego vienen las artritis y la miopez y cosas de esas que no te van a dejar tejer… por eso tiene sentido tejer ahora y no después. Felicidades, congrats, lo mejorts. Empecemos nuevos proyectos, y luego la colcha! es bien padre tejer colchas…

  2. Iziur

    Qué post tan con madre. Y el cojín está rechido también. Ya te veremos en la próxima tejedera con más chismes, zonceras e innuendos sexuales. Y más que la ancianidad, el plus side de este rollo es que no acerca más a la coveted crazy cat lady en la que todas afortunadamente nos converttiremos (okey, ya somos, pues).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s