Los nuevos hippies

Ayer fuimos a la manifestación por la paz en la Explanada de los Héroes y suckeó.

A continuación una perorata política, si no le interesa, pase a ver las fotos y siga feliz con su día. Si le interesa la perorata (chéquese la dominguera) favor de avanzar al siguiente párrafo.

El jueves pasado, miembros de la delincuencia organizada quemaron un casino en donde murieron 52 personas y muchas más quedaron heridas e intoxicadas… el colmo, pagando inocentes por pecadores.

La indignación es mucha y el golpe (dígase cachetada de padrastro ya no borracho, teporocho) que recibe Monterrey es profundamente hiriente, muchas personas que no tenían nada que ver con el narco murieron ahí y a nuestros gobernantes se les están acabando las excusas.

Nuestro Gobernador no es malo, pero es un inepto, nuestro Presidente está desconectado de la realidad y nosotros estamos abandonados, al menos así se siente.

Los culpables no son nuestros gobernantes, mucho ojo, la responsable de esta atrocidad es la delincuencia organizada y su terrorismo, nuestros gobernantes deben resolverlo, sí, pero hay muy poca imaginación y muchos intereses políticos.

El ciudadano es una víctima de sus propias elecciones.

Anyway, el caso es que hoy viví en carne propia un ejemplo claro de lo que sucede con nosotros.

Estabamos en medio de un solazo de verano en plena canícula en un Monterrey de las cinco de la tarde gritando “Queremos paz, queremos paz”, cuando de pronto alguien deja caer el nombre de Javier Sicilia (un poeta y activista político en pro de la paz).

Una señora que estaba al lado de mí grito: Ese no tiene nada que ver aquí! Fuera!

A lo cual (exactamente) respondí que el vato no tenía nada que ver.

Por ahí, una pareja de activistas se metieron a nuestros gritos de guerra y fueron menos propios en acertar, defendiendo al Dios Sicilia, como si fuera Jesucristo Nuestro Salvador.

– Claro que tiene que ver, a él le debemos que estemos aquí.

Ahí yo sentí que se me rayaba el disco y dije: No, pereme tantito, yo no estoy aquí por Sicilia, estoy aquí porque mataron a 52 inocentes y porque Monterrey está empinado en la violencia.

El vato me dice: Y a ti quién te metió?

Efectivamente nadie me metió, como tampoco nadie me obligó a ir a la manifestación. Ninguno de los muertos en el casino es conocido mío o familiar mío (gracias a Dios) y sin embargo me duele, no puedo evitar estar involucrada, me duele el derramamiento de sangre ajena, inocente, que ni la debe ni la teme, me compadezco y por eso me meto.

Antes de contestarle cualquier cosa, la señora le grita: Yo la metí, yo la meto en esta conversación!

Y ellos agarraron una discusión política que no se acabó pronto.

Me dio tristeza, que en medio de una manifestación en favor de la paz, los mismos ciudadanos estemos peleando.

No estamos de acuerdo en cómo conseguir la paz y seguimos Dioses falsos como Sicilia, o el PRI o el PAN, o en el peor de los casos AMLO.

No estamos de acuerdo, pero la verdad es que no tenemos la menor puta idea de por donde empezar a resolver este desmadre. Andamos como gallinas sin cabeza, culpando y gritando “FUERA MEDINA”.

Señores, Medina no tiene la culpa, la culpa la tenemos nosotrosPOR ELEGIR A MEDINA, nosotros que no educamos a nuestros hijos, que no les enseñamos que ser sicarios no es a lo más que podemos llegar, que hay más oficios y profesiones qué elegir; nosotros que compramos bebidas fuera de horario, que compramos piratería, que fumamos churros que les compramos a los narquetes de mierda, nosotros que votamos por el que sea porque nunca vimos debates ni nos enteramos de quién nos iba a gobernar.

Si quieren que México cambie, cambiemos nosotros porque nosotros somos México.

Y sí, queremos muchas cosas, queremos que no haya pobreza, que haya educación, que no haya corrupción… pero todas esas cosas se pueden alcanzar en paz. La paz es de primera necesidad a estas alturas del partido, paz para cambiar con confianza de que no nos van a dar un levantón por andar de insurrectos… amor y paz.

Exageremos y seamos los nuevos hippies (minus the weed), al menos un poquito de eso va a quedarse para las nuevas generaciones: amor y paz.

Este mensaje no fue pagado por ningun partido político.

4 Responses to “Los nuevos hippies”

  1. Rubi

    Honestamente me duele lo que esta pasando en Monterrey, yo no soy de alla, pero le tengo un amor inmenso a la ciudad, me pesa mucho en verdad, yo tambien ya estoy hasta la madre de que los traigan asi, a veces me pregunto por que le pasa eso a Monterrey, si todos los regios son a toda madre, trabajadores y emprendedores, no le piden nada a nadie, mejor esos delincuentillos corrientes debian de joder a otra gente, no se deberian de meter con la gente que es la onda, por toda la republica hay montones y montones de gente de hueva y mediocre y no les hacen nada, aunque lo ideal es que la delincuencia ya no exista, pero por que a ustedes, son quienes menos lo merecen, son mis mexicanos favoritos

  2. Rubi

    pero tienes razon liz, el cambio esta dentro de cada uno de nosotros, les mando todas las buenas vibras y un abrazo fuerte, eso se tiene que terminar y espero que sea pronto {para regresar a vivir alla}

  3. carolinadelmictlan...

    Liz, entiendo tu pesar, esa alegata entre ciudadanos en una protesta cuyo fin debe ser el mismo y en beneficio comun para todos los mexicanos, no importa si sean regios, jarochos, chilangos…sean de donde sean… ayer mismo intentaba convencer a algunos desde mi trinchera…aca de este lado del muro, lo unico que consegui es que me dejaran hablando sola….( por ser de la capital, solo me acusan de “revoltosa” “chilanga incomprendida, tu porque no tienes hijos, esta bien que te regreses a México, aqui seguiremos cobrando la tarjeta de ayuda, porque nuestros hijos son “americanos”.. ( aun se me hace un nudo en la garganta de impotencia..y para que no me vieran llorar, me sali a fumar un cigarrito con la brisa otoñal ) de aqui al 15 de septiembre veremos si consigo armar algo y como mexicana indignarme afuera de el consulado!

  4. L

    la delincuencia esta organizada desde la 1ra instancia x la politica del estado. si el estado siguiera otras politicas, como x ej la de legalizar (y regular desde el estado) las drogas, todo seria distinto.

    pero el estado es socio de la delincuencia organizada, nunca te olvides de eso.

    saludos, desde argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s