Mártir de la gastroesofagia ( o “El espíritu chocarrero de Cindy La Regia “)

Amigos, sufro.

Una dolencia mundana y pendeja, pero estoy en sufrimiento: No tengo dinero.

Soy pobre por siempre y estoy apegándome al peor de los regimenes de abstención comprística, o sea que ando codeando, machín, mal pedo y como sólo una regia sabe hacer.

Mi enfermedad, (chéquense cómo voy a aplicar the ultimate argumento para dar lástima: el que conjuga la economía y la salud) me ha hecho perder millones y millones de pesos.

El doctor dijo que tengo reflujo gastroesofágico (ya sé, da asquito) pero qué le hago, tengo que darles un poquito de lástima. Este mal es una combinación de gastritis con el hecho de que una tapita del esófago no está funcionándome bien y los síntomas son parecidos a la gastritis pero con otras acentuaciones que no discutiré en este parlamento.

El caso es que comprar las medicinas me dejó en bankrupcy, ban-ca-rro-ta, en la calle, en calzones, sin un peso. Una caja de 10 pastillas me cuesta 720 pesos, nomás pa que se den una puta idea. Sigh.

Anyway, a lo que voy es que sufro y sufro por lo siguiente.

Encontré un nuevo lugar para hacer yoga, en el que combinan yoga con telas, hatha, vinyasa y… danza aérea.

Aquí viene el sufrimiento: No tengo dinero para costearlas.

Mi plan de agosto era cambiar de yoga, retomar pole dancing y seguirle flamenqueando, pero ahora, sin dinero, no me queda más que ser gorda.

Gorda y pobre.

Esto se escuchó muy Cindy La Regia jajajaja me encanto.

Nah, el caso es que este nuevo programa de yoga es bellísimo y la danza aérea es un sueño!!! Uno se toma de las telas (Poncho) y anda por el aire haciendo acrobacias, haciendo atados en pies y manos como en el Cirque du Soleil… es mi nueva obsesión.

Hace unos meses descubrí el lugar y la verdad es que es muy cómodo y el instructor es muy agradable y te chinga para que quedes bien fit. El lugar es céntrico y he aprendido mucho en estos últimos tres días que tomé clases de prueba.

Este es mi tercer lugar donde hago yoga, no sé por qué, creo que me aburro muy rápido de los instructores o en cuanto se vuelven predecibles las asanas, busco otra cosa… pero en el fondo lo amo.

Yoga me ha cambiado la vida (ya sé que eso también siempre lo digo) pero es verdad, y no quiero dejar de practicarlo. El gimnasio es tosco, me siento tonta haciendo los mismos ejercicios sin sentir que realmente mi cuerpo cambia a cada día… el yoga es instantáneo, al momento comienzo a sentir ese golpe de aire en el cerebro, ese rush en los músculos, esa sensación de llevar mi cuerpo a otro nivel… no sé… I’m in love.

Hace unos meses me ofrecieron comenzar el curso para ser instructor de yoga, pero lo decliné… siento que todavía me faltan cosas qué aprender, quizá por eso sigo cambiando de instructores.

Me arrepiento mucho de no haber hecho yoga en India con un verdadero yogui o gurú, de hecho en algunos templos nos ofrecieron regresar de noche, porque en los techos se reunían a practicarlo durante toda la madrugada. Si no hubieramos tenido tanto miedo de andar de noche en India, hubiera con mucho gusto pasado una noche entera mejorando posturas.

Anyway… Okey, júzguenme de exagerada y superficial con eso de que sufro por el yoga, pero es neta que ahora mismo ando haciendo malabares financieros para costearme las chiflazones.

You know what they say, chiflada once, chiflada forever.

(what did she said?)

jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s