Se te derrite el yuki

Posted On 12 abril 2011

Filed under comida, Manuales explicativos

Comments Dropped one response

El domingo nos vinimos a encontrar un tesoro arcano, un patrimonio nacional, el Atlántis del mugrero que venden en los parques, el terror de las mamás, el mejor amigo del cólera y de los niños de tercero a la salida de la primaria.

El Diablito.

No un yuki cualquiera, ni un raspado más del montón. NO.

El Diablito.

Y no es lotería.

 

Un pinche flashback a mi niñez costó 15 pesos, el segundo nos costo 20 porque lo pedimos más grande para más placer. ¿Quién se acuerda de la gastritis en estos momentos de gloria?

Monterrey ya trae temperaturas de arriba de los 35, así que el Diablito es el mejor amigo de sus fiestas y piñatas, pero cuando ya iba por el tercero, Raúl dijo no. No y es no. Y luego vino aquello de que no has comido, nomás te estás haciendo daño, al rato te va a doler más cuando salga, y esas cosas de mamás que sólo Raúl (que no es mamá, sino novio) sabe hacer.

El lunes, todavía en la nube de fantasía del mundo de los Diablitos, después de ver a los expertos preparándolos y claro, con un feeling de chingonismo, nos dedicamos a hacer uno casero y esta es la historia.

Tenía una bandeja de hielo que tuvimos que picar primero.

Con mucho amor y miedo de que las aspas se hicieran un desmadre, metimos el hielo a la licuadora.

Si usted cree que hicimos bien en meter el hielo a la licuadora, avance dos casillas. Si cree que hicimos mal, entonces vuelva a tirar los dados.

La licuadora, que es vieja no nos permitió hacer el frapé tanto como lo deseábamos, pero ayudó, así que primero le atascamos al vaso unos cuantos litros de chamoy para ir preparando el terreno.

Luego del chamoy líquido, vino el hielo, o la pedacería que con mucha imaginación nuestras mentes creyeron que era frapé.

A continuación viene el turno de los limones, que juegan un papel muy importante en la preparación de esta exquisitez. Agregue dos limones o mitades al gusto y déjese llevar por la intuición, ¿qué personalidad quiere que tenga su Diablito? ¿Algo más Satán de pastolera, algo medio demonio de heavy metal, o más bien algo más Belcebú de Halloween? Usted decide, esta es su oportunidad de experimentar!

Si para estas alturas ya le empiezan a dar cosquillitas debajo de la lengua o como comúnmente se dice “se le está haciendo agua la boca” (o se le está haciendo agua la canoa), continúe, esto significa que el Diablito va tomando forma.

 

En otros tiempos, quizá hubiéramos añadido alcohol, tequilita o vodka, pero como estamos en horario infantil, es imposible.

Después de una ración de chilito en polvo y sal al gusto, su bebida está terminada y puede usted sentarse a disfrutar del irresistible sabor de un Diablito.

Recuerde mantener a la mano algunas pastillitas de Omeprazol.

Gracias, amigos,  y buenas noches.

One Response to “Se te derrite el yuki”

  1. Rubi

    orale lix, que uñas tam bonitas tienes, no me había fijado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s