Oda a los varones (también conocido como “Olé los guapos”)

Me declaro fan de los hombres (don’t get me wrong, its the nature of my gender).

Mi naturaleza observista (sic) me hace amar cosas, personas y tiempos… instantes del día que de pronto siento que van en slow motion, pero no, sólo soy yo observando con amor (suena ñoño, pero sólo así se puede describir mi manera “pasional” de ver las cosas): La manera de caminar en cuatro patitas de Güero, el fondo de la taza de mi café cuando me lo he terminado, las flores que hacen unas niñas en la clase de flamenco, un pedazo de cabellera cana de mi agüela… y así, tonterías…

De esta manera suelo enamorarme casi todos los días. Me enamoro y me desenamoro para enamorarme de otra cosa y volverme a desenamorar y así sucesivamente hasta el fin del mundo.

Para expresar mi “amor” escribo (la misma cantaleta/pantaleta de siempre) pero recientemente y con la cámara a la mano, tomo fotos.

Trato de atrapar en una foto eso de lo que me enamoro fugazmente, pero me he dado cuenta que la cámara es inservible, yo ya estoy en otro nivel de enfermedad porque quiero que la cámara capte EXACTAMENTE lo que ve mi ojo y es imposible (porque mi ojo está conectado al corazón y por eso me enamoro, claro!)

Pensando y pensando, he planeado inventar una cámara que se conecte al corazón ycon un plug in se conecte al cerebro para que todos sientan la misma adrenalina que siento yo cuando veo algo “enamorante”.

Partiendo del hecho de que un hombre o una mujer son objetos fotografiables, puedo decir que me declaro fan de los hombres.

Las mujeres son fáciles de fotografiar, con tantas curvas y colores, y pedazos de piel lozana, cabellos cepillados y dientes blanquitos, todas ellas se cuidan, se miman, se mantienen, se preocupan por ellas (hablo de ellas como si yo no fuera mujer, porque en estos momentos no soy mujer, sino fotógrafa), entonces es fácil de captarles algo lindo: SIEMPRE!

Pero los hombres… con los hombres es otra historia. La belleza de ellos radica en otra cosa, no estoy muy segura en qué… tiene que ver con una fuerza invisible, la hermosidad en lo tosco, una gloria bonita en el ceño, algo masculino y viril detrás de las pupilas, es como querer suavizar algo rudo, como querer pulir una piedra… Sus bellezas están en las imaginaciones que tienen sobre sí mismos: Ellos son hombres, pero se imaginan siendo más hombres y su verdadero ser, es el imaginario… y tu foto tiene que retratar a ese hombre imaginario que ellos mismos crean para sí. Captarlo será el éxito de una sesión.

Chale, no sé si me explico, pero son tan complicados para fotografiar que ahí radica el truco, ahí está lo interesante, lo difícil de retratar.

Tomarle fotos a un hombre es un pinche reto, por eso soy su fan.

Entonces a veces me veo abrumada de tanta guapura fotografil, tanto material en la vida diaria que podría ser documentado… lo intento, pero muchas veces no tengo a la mano una cámara.

Como dije antes, en este viaje me dediqué a observar y dado que los hombres captan naturalmente mi atención fotografié algunos. Luego recordé que en otros viajes he retratado vatos y también les hice una selección.

Aquí van unos guapos.

Italia es el País de los guapos, mi hermana no estaba equivocada cuando me dijo que hasta los güeyes de la basura eran celestiales: es verídico. Me enamoraba a cada esquina y juro que estaba lista para casarme en cada semáforo. Las mujeres son muy bellas también, pero los vatos tienen un algo italianissimo que seduce. Seducir es la palabra.

Además que son guapos de nacimiento y voluntad divina, son coquetos y si una no es fuerte en sus convicciones y debil ante la carne, puede caer en la tentación. Cuidado.

Constantemente me preguntaba si el dicho “Italians do it better” era cierto… No lo comprobé (lo huro por Dió) pero descubrí que tiene bases científicas, porque la guapura de los italianos es proporcional a su encanto y a su manera de tratar a las mujeres. Con estos ingredientes un hombre puede obtener lo que quiera.

Los italianos poseen una cosa invisible que sin embargo se divisa a lo lejos, me debatía que se trel porte, la manera de usar la ropa, su visión del mundo, el lugar en que crecieron (creo que yo debí ser antropóloga), no sé… Yo es que me pasaba horas fascinada en las escaleras de una piazza observando a hombres pasar.

¿Tú has visto qué espalda? Ay, Dió mío, qué estilo para hablar por teléfono, carajo!

Con tanto guapo recordé que en India también me enamoré de los Sikhs. La verdad es que con los cabellos largos, las barbas y esos ojos profundos de asesino, yo tengo debilidad.

Estos niños se nos acercaron a mi hermana y a mi en un templo y nos sacaron cotorreo. Se sentía como un ligue colectivo muy gracioso dado sus edades.

Todo este post es en parte una excusa para publicar las siguientes dos fotografías que fueron tomadas al salir de Amber Fort, en Jaipur, India.

Mi hermana me había dejado atrás, harta de esperarme cada vez que yo quería fotografiar me dijo “ahi te ves”. Caminando sola fui a dar a una especie de “base de taxis”, donde había desde jeeps, camionetas, camellos, elefantes y caballos, todos disupuestos a trasladar a los turistas a sus hoteles.

A lo lejos vi a un vato que estaba sentado en su “taxi” de esta manera.

Me detuve porque no podía con tanta guapura. De plano.

 El vato estaba sentado así, esperando a no sé quién, con esa cara y esa sonrisa y ese ” je ne sais quoi” hindú. Madre Santa, me estaba dando un ataque al miocardio, me tembalaba el dedo del disparador de la cámara!!!

Nomás me detuve, no me quise acercar por temor a que se me escapara el momento y se me fuera la fotografía como un pajarito espantado. Nomás me detuve y a lo lejos le grité: “Can I take your picture?”.

El guapo no contestó, pero me sonrió GLORIOSAMENTE y a como pude saqué unas cinco fotografías. Dios bendito de mi vida, tengo sueños húmedos nada más al recordar la manera de ese hombre de decirme sin palabras “toma lo que quieras de mí”.

El vato no se movió!!! me coqueteó durante los cinco o seis disparos que hice y yo agradecidísima sólo dije: You are quite handsome, thank you so much, y me fui. Ni siquiera me acerqué, no quería estropear la escena, ni el momento, ni la fotografía… quería que la anécdota se quedara nada más en una foto.

Más que la foto, mantengo en mi memoria lo que sentí como artista al hacer una fotografía natural, él no era modelo, ni estaba posando para una sesión, esto es producto de la cotidianidad hermosa dejo pasar por no tener una cámara cerca.

Ese día todo estaba mandado a hacer para mí, para esta foto que amo por encima de mis otras chorrocientasmil fotos feas que he tomado en mi vida.

Esto no es más que un pequeño tributo que hago humildemente a todos los hombres guapos de este mundo que están seguros de su guapura sin presumir el ego, a todos los que se dejan fotografiar sin vergüenzas y a todos los que se han dejado fotografiar por mí. Gracias, ustedes estimulan mi creatividad y le dan paz a mi sentido inquieto de la belleza.

Ole los guapos!

2 Responses to “Oda a los varones (también conocido como “Olé los guapos”)”

  1. Aneclectique

    No puedo estar más de acuerdo contigo, hace unos años andaba vagando felizmente en Italia y ví a un joven barrendero, no exagero cuando digo que ha sido el hombre más hermoso que han visto mis ojos, ahh, deliciotesen!

  2. Polly

    Me gustó mucho tu post. En un tiempo tuve un crush tremendo con los hombres con barba a la Bosé de los 90’s y con la manzana de Adán muy marcada. Para mí el idioma italiano es el idioma del amor. Y estoy encaprichada en que sea mi segunda lengua. El próximo verano estaré unos días en Roma y Milán, así que probaré el gelato y procederé al taco de ojo.

    Este video está muy lindo, muy cinematográfico, :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s