Fotos y recuerdos (o “Selena y los Dinos de la antigüedad”)

En mis paseítos  por las antigüedades casi siempre busco comprar fotografías. No sé muy bien si es por mi afición a la fotografía o al “morbo” (entrecomillado) de ver la vida de otros. Si a esto último le agregamos que es la vida de otros fotografiada hace 50 años lo hace mucho más interesante.

Creo que (es momento de aceptarlo) en el fondo las compro porque (son bonitas, claro, la manera antigua de imprimir, la plata, el tamaño, los pigmentos, el granuladito) sueño con que un día, cuando reciba una visita en mi casa imaginada en París, alguien reconozca a las personas que aparecen en esas fotos y cuando me pregunten donde las adquirí, diré que en una tienda de antigüedades, y entonces resultará que ellos son los tataratatarabuelos de un amigo cercano y ataremos los cabos de cómo pudieron haber llegado estas fotos a mis manos y la posibilidad pequeñisima de que este “amigo imaginario” las viera y reconociera a sus ancestros, y la magia del destino y los polvitos dorados de lo inexplicable.

Creo que en dado momento, regresaría esas fotografías al archivo familiar al que pertenecen y me sentiré como un superhéroe, y la familia me agradecerá haber mantenido estas imágenes en tan buenas condiciones y me ofrecerán las llaves de la Ciudad y el reconocimiento público, y lloraré y reforzaré mis visitas a las tiendas de antigüedades.

Sí, es la locura, lo que me hace adquirir estas fotos (muy caras, por cierto) y guardarlas para alguien desconocido o puramente imaginado. La-lo-cu-ra.

Estas las encontré en una caja de zapatos.

Viéndolas todas me di cuenta que pertenecen a una familia y sus amigos: Los Billman, los Miller y los Tedford. Están fechadas por 1912, aunque la verdad pienso que algunas son más jóvenes; y los lugares varían, desde Texas hasta Ohio.

Les presento a mi familia adoptiva.

Vean los vestidos de estas dos!! Increíbles! Pero creo que lo mejor es el perrito sin cabeza que se pasea detrás.

Esta foto retrata a Ann Miller y el chiquito es James Tedford.

Acá está otra vez James Tedford, pero ahora más crecidito, alomejor fue a la Marina o nomás era cartero, pero muy guapo con el uniforme.

Estos son Lawrence y Edith Billman en el patio de la granja.

Esta es mi favorita. A primera vista pensé que pertenecían a un circo, porque atrás se ven unas pequeñas casas de campaña medias circenses, pero luego me di cuenta que no, que sólo habían ido a la playa. Pensé también que sus outfits eran de circo, pero no, son trajes de baño.

Qué curioso, ellos no saben que yo tengo esta foto y alomejor nunca lo sabrán porque están muertos, pero qué raro se siente.

No me imagino qué pueda pensar la gente en el futuro cuando encuentre fotos mías en una tienda de antiguedades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s