La feria de Cepillín

Posted On 11 noviembre 2010

Filed under cotidianeidad, memoria

Comments Dropped leave a response

Habían pasado años y horribles días antes del lunes pasado que fuimos a la feria y me divertí a lo exagerado, llorando de la risa y luego corriendo al baño a hacer pipí.

Tenía aaaaños, literal! de no reír tanto! Los 50 pesos que gastamos fueron los mejores invertidos en la historia de las inversiones de Wall Street.

Luces de colores, freak show, algodones de azúcar, Montaña rusa, payasos, tiro al blanco, ponys, Rueda de la fortuna, carritos chocones, Himalaya, paletas, barro, globos, música… ¿por qué dejé de hacer esto y de frecuentar estos lugares?

Maldita sea la adultez que sufro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s