El monstruo y la casa en el aire

Posted On 2 septiembre 2010

Filed under bestiario, sueños

Comments Dropped 2 responses

Es otra vez esa casa en un país que no es este. No es nuestra, nos atienden los sirvientes de alguien más como los huéspedes más importantes.

A la derecha está ese pasillo lúgubre de piso de madera y pocas ventanas que dejan entran luz de un cielo de colores pastel, como si la casa estuviera flotando muy arriba en el aire, donde los colores son distintos debido a su mayor cercanía con el sol y la luna de día.

Estoy enferma y este viaje supone una recuperación, alejada de mi estrés y amaneciendo todos los días a tu lado. Te amo tanto.

Te amo tanto aunque seas un monstruo.

Alguien carga nuestras maletas y me asomo por el balcón. Allá abajo hay una ciudad chiquita, percibo un ambiente festivo y me arrepiento de estar enferma y no poder bajar, no poder ir a caminar a conocer los mercados, los callejones, los restaurantillos, las baldosas de las banquetas… suspiro.

Adivinas el significado de mi suspiro y me golpeas con un argumento: No debes salir, lo sabes.

De pronto la casa se vuelve contra mí, descubro sus rincones oscuros, sus muñecas de una porcelana tétrica, las telarañas bajo las mesas, la ciudad afuera conspira contra mí para dejarme encerrada, mi enfermedad es una mentira tuya.

Me miro al espejo y no me veo, soy una mujer transparente y sin embargo en esa inexistencia radica mi belleza, por eso me amas.

Te has ido por un momento y los sirvientes tienen miedo de preguntarme algo, alguien debía venir a ofrecerme café, la cama de mi habitación provisional, unas sandalias… pero nadie viene, los escucho murmurar en otros pasillos y sus conversaciones misteriosas se mezclan con el sonido de un piano que sólo suena en mi cabeza. Todos mis sueños son así, un cello, un piano, una flauta tocando de fondo y entremezclándose con el sonido ambiente.

Vuelvo al espejo enorme de madera negra, hay flores talladas y me miro el cuerpo… soy tan transparente.

De pronto me vuelvo un llanto y corro hacia una habitación, cualquiera, donde encuentre una cama para seguir convaleciendo de mi enfermedad. Lloro mucho y muy intenso sin saber por qué. Mis lágrimas son rojas, mi llanto es de sangre de tanto exprimirme los ojos.  Me revuelco en la cama, arrojo almohadas por el aire ¿Dónde estás?

Como invocado entras a la habitación.

Te traje este vestido para que… Lizbeth, ¿qué estás haciendo?

Y te unes a mi batalla contra la cama, nos revolcamos juntos, peleando, yo derramando lágrimas de sangre que mancharon ya todas las sábanas e hicieron charcos junto a la cama. Quiero verte convertirte en monstruo y entonces frente a mí, por fin, el cambio: Tu rostro se llena de cabellos gruesos como de un animal salvaje, el contorno de tus ojos se agranda como rompiéndose por sus rabillos, las pupilas se han dilatado y tu boca se vuelve un hocico, desde donde dentro se asoman dos filas de dientes con encías hinchadas.

Eres tan hermoso así.

La habitación se vuelve pequeña y siento que es momento de morir, cierro los ojos y me concentro en el aire que hacen tus garras, en los gruñidos de tu garganta animal. Este cuarto se llena de bosque cada vez que eres el monstruo. Morir está muy bien.

Soy un fantasma desde hace tiempo, un ánima encerrada en esta casa, usando los vestidos que me traes. No estoy enferma, verdad? Estoy muerta.

Cámbiate, vamos a bajar a cenar.

2 Responses to “El monstruo y la casa en el aire”

  1. ahatna

    I like this shit! Me gusta mucho como escibes man, se me antoja tu sueño como un corto creepy en tonos sepia

    saludos

  2. Rubi

    I loved it!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s