Oye, Agüelo

Posted On 2 agosto 2010

Filed under catársis, familia, música, soledades

Comments Dropped 2 responses

Es nada más que a veces me siento sola, que no te encuentro donde deberías estar y entonces el mundo se siente grandísimo…

Saber que no estás en ninguna parte de este mundo grandísimo me abre un hoyo en el pecho que no puedo cerrar, y ese agujero duele como mil dolores mortales juntos.

Yo necesito tu abrazo y tus dibujos en servilletas. Necesito tus dulces en el primer cajón, la sombra de tu cuerpo en la pared de la cocina, el jazmín, la hora de la comida de Gertrudis, la mecedora, el periódico sobre el reclinable, tu rostro en la ventana, tu mano sosteniendo la mía al caminar. Necesito tus títeres con calcetines, tu caja de discos, tu “Cántame una canción”, tu sutileza para echar unos billetes a mi mochila, tus cuentos de brujas sentados en la banqueta…

Al menos, déjame necesitar tus últimos días, házte tantito para allá me quiero dormir contigo. Agüelo,¿ no tienes frío? ¿te tapo con mi capa de bruja? Agüelo, no tengo canción hoy, te canto una de un comercial de televisión. Agüelo, tengo ganas de llorar, déjame estar en el patio, te bailo una pataíta por bulería, te preparo un taquito, te abro la ventana, te traje un dulce, vamos a tomarnos una cheve.

Agüelo, déjame llorar a gusto, me escuchas, yo te cuido, apriétame la mano si escuchas. No quiero nada de cuatro de la mañana, nada de pasillos, ni de aparatos, ni de pijamas abandonadas sobre el perchero, no quiero saber de agujas, ni de cajas de pastillas y jarabes. Agüelo, no quiero esa camilla, no te pueden llevar, esta es tu casa.

Te cambio esta tristeza por un abrazo volando, por casas que no tengan techo, por horas que no tengan minutos y colores azules que se pinten solos sobre los papeles. Te cambio este dolorcito latente por un sueño, por un ratito de verte, por dos palabrillas, las que sean, las que quieras. Te cambio mi llanto por regresar el tiempo, por una tarde en el rancho, por tu olor en las almohadas, por tus camisas almidonadas, por tu silla favorita, por unass enchiladas sin cebolla… te lo doy todo, si me quitas esta extrañadera que me hace sentir chiquita y con ganas de meterme bajo la cama y llorar, llorar, llorar toda la noche hasta que “Muchachita de pelo negro debajo de la cama” y me saques del tobillo.

Oye, te extraño tanto, estar separados todavía me duele y no se hace costumbre, esto no tiene para cuándo terminar, necesito ayuda.

Oye, Agüelo tengo horas, cámbiamelas por las no-horas, vamos a caminar, mientras te canto esta canción o la que quieras.

Just for a moment everything I treasured was gone
Just for a moment I faced my life alone

Oh, how I love you.

Just for a moment the world was full of pain
Just for a moment my luck had finally run out

Oh, how I love you.

The same thing that blew us together
might blow us apart,
so keep a piece of me precious
and close to your heart.

Just for a moment all of my nightmares came true
Just for a moment my heart was broken in two

Oh, how I need you
Oh, how I’d miss you
Oh, how I love you

2 Responses to “Oye, Agüelo”

  1. rooster

    UNA VEZ MAS MAS MAS SOBERBIA TU FORMA DE FORMAR EN TU MENTE…ALGO ASI

  2. rooster

    BENDICONES PARA TU ESENCIA MY LADY.
    UN ABRAZOTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s