The altar

Posted On 16 julio 2010

Filed under cotidianeidad

Comments Dropped leave a response

Muchas cosas bloggeables durante este fin de semana <—- Cheque usted que estamos a jueves, mi horario (senti)mental no es el mismo al de los seres humanos… mi semana casi acaba de comenzar.

Durante estos días de ausencia descubrí que tengo una obsesión en estado avanzado y gravísimo, usé la frase “Bájale de huevos” ofensivamente y con gran enojo en contra de una persona que amo, me tomé el mejor café de mi vida en un estacionamiento, tuve entre mis brazos (por fin) a un Palomino Molero, disfruté un headbang de los de antaño con una canción que se llama ‘Cruz’ de una banda en vivo, fotografié el torso desnudo de un hombre tatuado, elegí la masturbación sobre el sexo casual, evité a propósito y gloriosamente la cita con el ortodoncista para la aplicación de mis brackets (por segunda vez en un mes), adquirí tres nuevas canciones favoritas, me morí de celos y resucité al tercer día, conviví amenamente con un grupo de policías federales que quizá para estos momentos ya estén muertos, comprobé que el box es una manera viable de sacar mi enojo y frustración por las cosas que nunca me salen bien, tuve un sueño erótico, en perfecto estado de sobriedad pasé una velada con tres borrachos, recibí de regalo la figura de un Cristo del Sagrado Corazón, llegó mi cama y creo que incrementó mi promedio de cigarros fumados semanalmente.

De todas maneras sigo cantando frente al espejo y cometiendo cada vez la peor de todas las estupideces. Sigo creyendo que mi vida un día tendrá sentido, que todo esto son episodios, pedacitos de una telenovela de la cual no alcanzo a comprender el final (por favor, Diosito, porfitas plis, haz que todo esto tenga sentido un día). Estoy desesperada.

Me agüito y me desagüito sola, siento que esta locurita está acentuándose.

Hay señales por ahí, caricias puras, un rayito de sol, instantes fugaces…

Como un altar, que se está creando solito ahí en mi escritorio. Qué gusto me dio verlo tomando forma, la naturaleza lo llama.

El Sagrado Corazón tiene una razón, lo juro, lo explicaré en otro post. Ese hombre que parece el baterista de Dead Meadow recién levantado de una operación a corazón abierto en la Clínica 22 del IMSS me acecha, juro que me acecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s