La segunda adolescencia

Posted On 23 abril 2010

Filed under catársis

Comments Dropped 2 responses

He tenido algunos días difíciles últimamente, además de que toda la semana he sostenido una huelga cuyo motto consiste en no maquillarme para nada, las cosas en el trabajo no van bien.

Cada vez se pone más peligroso, la semana pasada amenazaron de muerte a un reportero y debido a un incidente yo ya estaba armando un plan específico sobre qué hacer en caso de que un comando armado llegara al periódico.  Decidí que meterme bajo el escritorio no ayudaría e hice un mapa mental de cuántos pasos y cuánto tiempo me tomaría correr hasta una oficina en la parte trasera del edificio. Es el colmo de que uno tenga que pensar en estas cosas cuando está trabajando.

Y dado que cada vez se pone más peligroso, mis salidas son cada vez más tarde, siempre hay un gráfico qué hacer, una nota que subir, un reportero a quién corretear a las 12 de la noche para cubrir un tiroteo, y ya no estoy tranquila.

Me pega mucho psicológicamente, cuando voy manejando o cuando salgo en mis días de descanso, no dejo de pensar en balaceras, narcos, el Ejército, y a donde voy hago mapas mentales de qué hacer en caso de que pase algo en ese momento en que ando de compras o estoy tomando un whiskey con mis amigos.

Sobra decir que no estoy contestando llamadas a mi celular de números desconocidos, trato de no salir sola y desde el incidente del comando armado, cuando salgo de la oficina por las noches, un guardia me acompaña a mi coche porque tengo miedo.

A las preocupaciones habituales y propias de mi edad y circunstancias, recientemente les he tenido que agregar la molestia de lidiar una segunda adolescencia: mi rostro es un campo minado de acné.

Ya no sé qué hacer!!!!!  Me sale una espinilla, me la cuido, me unto cremitas e infusiones y cuando he ganado la batalla me sale otra mucho más grande!!!!

Llegado el punto de la desesperación llegué a creer que mi acné post adolescente era ocasionado por mi último grito de la moda: el celibato. También consideré el hecho de tener un desbalance hormonal o simplemente que tanto estrés en el periódico me causaban cotorreos de esta calaña… ya no sé.

Mi jefe en el trabajo me da consejos y me recomienda jabones y tratamientos, es humillante!!! Un amigo me dice “Graneodín” porque estoy llena de granos ):

Da risa, pero es triste y me da bajón!!!!!

Por si fuera poco, esta semana fui con el dentista y resulta que necesito frenos. Literal: FUCK MY LIFE.

Un músculo al frente de mi dentadura está interviniendo entre los dos dientes de adelante y me los está separando. Necesito operarme ese frenillo y comenzar un tratamiento de ortodoncia para juntar los dientes, de otra manera mis dientes de separarán por siempre y hasta la eternidad.

Después de cagarse de risa de mí, Edwin, un diseñador del trabajo, me mandó esta liga y me dijo que todo iba a estar bien (Gracias, qué amable)

Pues alomejor estoy exagerando, pero de verdad me da bajón!!! No por los hechos aislados de mis barritos o de un tratamiento de ortodoncia a mis veintitantos años, sino porque lo veo todo junto y no puedo evitar pensar que estoy pasando por una segunda pubertad.

Mi mamá me dijo que ahora sí voy a ser Liz-betty la fea (o sea, mi propia mamá tirándome carro), Jules me dijo (cuero, pero ya sé que es bullshit) que los frenos me iban a dar un aire más interesante, total que todo últimamente es FML!

No quiero que esto sea un recuento de mis “Fuck-my-life”s, en realidad no quiero bitchear, sólo es como una reflexión de lo gracioso que es que me pasan tantas annoying things juntas. No me canso de hacer mención de cómo el Universo une a todos los elementos para que mi vida generalmente sea un chiste, incluso las cosas malas que me pasan son graciosas en su contexto universal, es increíble.

El Universo piensa:  Que no le baste con ser mujer, Libra e indecisa, hay que darle una segunda pubertad (porque la primera no fue lo suficientemente cruel), hay que darle una crisis existencial cada mes, una vida de novelas de tragedia amorosa y un trabajo tragedioso, pero sobre todas las cosas, démosle optimismo para que se pueda reír de todas las chingaderas que le mandamos a hacer y que al final no nos odie, que nos ame masoquistamente.

De risa y llanto al mismo tiempo, chingadamadre.

2 Responses to “La segunda adolescencia”

  1. Polly

    La paranoía en esta ciudad es ya un mal común. Pega psicológicamente, cambia los hábitos y el miedo se adhiere a la piel como un tatuaje. Hoy iré a un concierto en la noche y me paniquea que los narcos vayan a usar sus camiones para tapar las avenidas y no pueda regresar D: Pero tenemos que continuar. Se va a leer medio wicca pero antes de salir siempre hago un ritual de círculo de protección y me visualizo en una búrbuja impenetrable. Pisológicamente ayuda, aliviana.

    Tener frenos es la nueva moda. He visto a varios adultos con ellos. Hasta yo me los quiero poner porque a mi me gustaba tenerlos. Las mujeres siempre con el stigma de Eva y sus hormonas, los molestos granos también es común. Aunque también puede ser estrés, los problemas en la piel metafóricamente tienen que ver con protección, la piel es el contacto con lo externo. Finge que te ríes, terminarás riéndote a carcajadas y te sentirás mejor por un ratito.

  2. Rubí

    Hay lix!, te recomendaría unos de esos frenos de porcelana, pero supongo que no puedes vivir sin café y sin vino tinto, lo que mancharía tus frenos y haría todo aún mas awful, y a mí el celibato también dejará la piel de mi cara horrenda, lo que me ha hecho pensar en comprar otras cosas que no sean cremas ni pastillas, más bien son juguetes :/ y de lo de la paranoia, yo no veo noticias para poder vivir en un mundo alterno donde no existe la maldad ni la violencia, cosa de la cual tú no puedes escapar por tu trabajo :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s