Niña en Navidad

Posted On 22 diciembre 2009

Filed under Literatura

Comments Dropped one response

No me había dado cuenta pero casi siempre que entro a una librería planeo, sin pensar realmente, en ver todo y dejar para el final el apartado de libros para niños. Durante todo ese rato, veo libros, los hojeo, cargo algunos que es probable que me lleve, pero siempre tengo en mente que ya quiero ir a ver los estantes donde tienen libros para niños. A veces hasta dejo un espacio en mi budget de gastos para comprar alguno de los que tienen en la estantería de niños.

No sé por qué no me había dado cuenta realmente.

Me gustan los libros para niños porque casi siempre son de temas bien (¿cómo decirlo?) inocentes (?), lindos (?), juguetones (?), tienen muchos dibujos y en ellos todo lo común es trascendental.

Libros enteros dedicados al color rojo, historias de gatos que son amigos de los perros, cuentos de niños que bajo su cama vive un dinosaurio, princesas, viajes a la luna, una niña que se va a recorrer África en un avión de papel, una mujer que llora e inunda su casa, una brujita que viaja en el tiempo… me encanta todo eso, y lo mejor (¿peor?) es que los compro para mí.

No sé si es algo de la infancia porque mi mamá nunca me compró libros a pesar de que mi me interesaban muchísimo, y luego cuando era suficientemente grandecita para pedir un libro, mi mamá como que no tomaba muy en serio mi interés… no sé… 

Ahora soy grande, tengo mi dinero, lo puedo gastar en lo que yo quiera y me compro libros para niños.

En ocasiones mi compra consiste en libros más o menos así: Uno de filosófía de Kant, otro del narcotráfico de algún periodista mexicano, uno de cuentos latinoamericanos yyyyy uno sobre una hormiga que vive en el pelaje de un león. Las cajeras me ven con cara de ¿qué pedo con esta vieja?

He llegado a regalar libros para niños. En un cumpleaños de Akamu le regalé un libro sobre un niño que cumplía años y me acuerdo que tenía etiquetas que podías mover para descubrir las velitas de un pastel… Mi regalo tenía un mensaje, que era “no seas tan pinche adulto y entérate de que eras niño, naciste niño. No te preocupes por los años, el dinero, el trabajo o la manera correcta de citar a Albert Camus, lee cositas de niños”.

Total que el domingo andaba ahí y en el rinconcito de los niños me encontré con dos tesoritos buena onda:

Oliver Twist de Dickens, nunca lo he leído y este es de bolsillo. Está forrado como con tela-papel y es de pasta dura. Las hojas son delgaditas y se parece mucho a una biblia. Me gustó porque está en inglés y porque parece que es de una colección de varios títulos que van bien para tener en el cuarto de un bebé o así. Cute que cute.

Lo mejor de todo: Me costó 69 pesos.

The Kingfisher Pocket Guide to the Night Sky, una guía completa para starters en astronomía. Mapas celestes, constelaciones, estrellas, datos interesantes, ecuaciones locas y otras cositas.

Lo mejor de todo: Me costó 39 pesos.

Así que yo iba a comprar regalos para todos, pero terminé nomás comprando para mí. Feliz Navidad a Lix, te quiero Lix, eres lo mejor de este mundo.

One Response to “Niña en Navidad”

  1. magenta

    Si no lo has leído, te recomiendo a m p l i a m e n t e “La escoba de la viuda”, lo edita el FCE y es de Chris Van Allsburg. Te vas a enamorar, te lo digo yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s