Fíjate que no se arma, mi chava

Posted On 5 octubre 2009

Filed under catársis

Comments Dropped leave a response

Bueno, pues mis planes para Noruega han sido rechazados nuevamente: dos veces ya en el transcurso de esta vida.

No me da bajón, claro que se siente feíto que te digan: “No, mi chava, gracias, pero no”, pero no me da un bajón como propiamente tal.

Siento más bien una cosa que se traduce a “Bueno, según tú (hablándole a quiénsabequién, el que se encarga de que pasen las cosas) cuánto es necesario pelársela para llegar a Noruega?”, porque si algo he querido antes, con muchas putizas, chingazos y chiflazones, lo he conseguido. No digo que soy Omnipotens, digo que soy terca.

“A ver, hice lo que pensé que era más que suficiente, pero según tú ¿cuánto hay que trabajar para conseguirlo?, estoy dispuesta a negociar”.

Negociar: Dar para recibir. Sacrificar para obtener.

En vez de apachurrarme siento un corajito orgulloso tan molesto, que no sé muy bien cómo describir.

Pienso que tal vez no he batallado suficiente para merecer llegar a Noruega, que no se trata de “negociar”…  pero es que es muy cansado.

¿Por qué no solamente pasa lo que queremos que pase y ya!?

Bah, quédate con tu Noruega, ni quién la quiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s